Poesía soy yo… Sylvia Plath

Morir

es un arte, como todo.

Yo lo hago excepcionalmente bien.

Tan bien, que parece un infierno.

Tan bien, que parece de veras.

Supongo que cabría hablar de vocación.

(Versos de Señora Lázaro)

Acababa de cumplir 30 años y el 11 de febrero de 1963 selló cuidadosamente la puerta de la habitación donde dormían sus hijos, de tres y un año, les dejó en las mesillas de noche un vaso de leche, abrió la llave del gas, metió la cabeza en el horno y así terminó con su vida. Se llamaba Sylvia Plath, representante de la denominada poesía confesional y una de las voces más poderosas y originales de la literatura del siglo XX.

Antes…

SylviaPlatfoto

Sylvia Plath nació en Boston, en 1932. Hija de un entomólogo de origen germano y de una profesora de alemán descendiente de inmigrantes austriacos, fue educada en un ambiente familiar austero, del que pronto desapareció la figura del padre, cuya muerte es una constante en su obra poética. Nunca volveré a hablar con Dios. Esa es la respuesta que le da a su madre cuando esta le comunica que su padre ha muerto. 

Desde muy joven envía poemas a revistas literarias y decide su futura vocación: conseguir becas para viajar y estudiar en Europa, escribir libros de poemas, ser profesora de literatura y madre. Hasta los 19 años, fue acumulando becas, éxitos académicos y premios literarios. En 1954, al regresar a Boston, sufrió una crisis nerviosa que culminó con un intento de suicidio y posterior tratamiento a base de electroshokck en un centro psiquiátrico, experiencia que narró en La campana de cristal, su única novela.

Conoce a Ted Hughes y cree haber encontrado al hombre más fuerte del mundo, un Adán alto, atractivo, saludable, contador de historias como ella y el 16 de junio de 1956, con 23 años, se casan formando una pareja de jóvenes y brillantes poetas. Pero su relación se hace añicos por la aparición de otro amor en la vida de Ted.

Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti;

Al menos cuando la primavera llega ruge nuevamente.

Cierro los ojos y el mundo muere.

(Creo que te inventé en mi mente)

(Versos de Canción de amor de la joven loca)

Sylvia Plath escribe sobre el amor y la muerte; sobre las tensiones de crecer, de escoger roles; sobre sus intentos de suicidio;  sobre la maternidad y la responsabilidad de tener hijos y educarlos; sobre los momentos claves de la vida y las formas que tenemos de enfrentarlos (o de cómo nunca lo hacemos).

En 1982 obtuvo el Premio Pulitzer de poesía a título póstumo.

¿Habéis leído sus poemas? ¿Os gustaría compartir alguno con nosotros?

Para saber más…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s