Ultima semana de “El quinto en discordia”

el quinto en discordiaRamsay, Paul Dempster y Staunton se encuentran; en este encuentro saldrán a la luz todos sus demonios, aparecerá el quinto en discordia que será determinante en el desenlace de la novela, se cierra así el círculo abierto al comienzo de la misma.

 “Todos olvidamos muchas de las cosas que hacemos, sobre todo sino encajan con el personaje que hemos elegido”

En la novela lo que verdaderamente importa no es lo que pasa, sino como pasa. Davies maneja una prosa sencilla y precisa, nos hace reflexionar sobre el azar, las relaciones de amistad, lealtad, culpa… en una novela original, bien ambientada y amena.

¿Es realmente Ramsay el quinto en discordia?

¿Qué opinión os merece la escritura y estructura de la novela? ¿Os ha resultado fácil su lectura?

Si os ha gustado este primer libro de la trilogía de Deptford, os animamos a que sigáis con nuestros personajes en: “Manticora” y “El mundo de los prodigios”

Estas y otras obras del autor en nuestras bibliotecas, pincha aquí

Os dejamos un enlace a un interesante artículo sobre la Trilogía de Deptford:

http://revista.abretelibro.com/2012/10/el-mundo-de-roberson-davies-trilogia-de.html

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Continuamos con “El quinto en discordia”

Ramsay regresa a Canadá se convierte en profesor y en un afamado hagiógrafo. Se reencuentra con el exitoso y triunfador Boy Staunton, con el desaparecido y enigmático Paul Dempster y la santa loca señora Dempster. Estamos ante los 4 personajes con los que comienza la obra.

Aparecen dos personajes excepcionales: el padre Blazón, un viejo Jesuita, y Liesl .

El padre Blasón nos ofrece alguno de los diálogos más brillantes de la narración. ¿Qué os sugiere este personaje? ¿Qué diálogo destacaríais?

Liesl,  será quien lo diseccione sin piedad, quien le revele su actitud como hombre en segundo plano. “Para ti esta vida es un deporte que consiste en mirar”. ¿Qué peso tiene este personaje en la obra?

Hablemos de algunos aspectos que se respiran en la novela:

Imagen sobre la culpaLa culpa: Sentimiento presente en toda la obra.”Pero mi relación con la señora Dempster lo hacía imposible; era como si estuviera obligado a lidiar con una parte de mi propia alma condenada a vivir en el infierno”. “Y después rogué el perdón para mi porque, a pesar de haber hecho todo lo que estaba en mi mano, no había sido lo suficientemente cariñoso, sabio o generoso en mis relaciones con ella”. Estas son algunas de las manifestaciones que el propio Ramsay hace de su relación con la señora Dempster.

 Coméntanos alguna más.

La soledad: “La decisión que tomé marcó mi vida y la alteró en mas de un sentido, pero sigo creyendo que fue la acertada.” ”Yo estaba acostumbrado a vivir sin amigos íntimos, pero había albergado la esperanza de que allí, entre aquellos hombres las cosas fueran diferentes

¿Es Ramsay un ser solitario?

¿Pensáis que todo esto nos revela un protagonista frío y poco sentimental?

 Estas cualidades, ¿creéis que se podrían extender a todos los personajes fundamentales de la novela?. El brillante y exitoso Staunton confiesa en un momento de la novela “…he hecho casi todo lo que había planeado hacer, y todos piensan que he tenido un gran éxito. Pero a veces me gustaría subir a un coche y huir de todo esto”

Destacaríais algún aspecto más.

Esperamos vuestros comentarios.

Estamos comentando “El quinto en discordia”

niños jugando nieveLa obra arranca con un accidente fortuito que marcará el destino de quienes lo desencadenaron. Dunstand Ramsay esquiva una bola de nieve que, lanzada por un amigo Boy, acabó impactando en la embarazada Sra. Dempster, provocando el prematuro nacimiento de Paul.

Ramsay nos dibuja su pueblo, Deptford, y unos personajes que marcarán su vida: su madre, la Sra Dempster, su amigo Boy, Paul Dempster…

La adolescencia, la juventud y la terrible experiencia de la Gran Guerra nos presentan nuevos personajes (Diana) y situaciones que van determinando la vida de Ramsay.

Os lanzamos algunas preguntas:

¿Qué personaje destacaríais  de estos comienzos de la obra? ¿Cómo veis Deptford?

¿Cómo describiríais a nuestro personaje principal Dunstand Ramsay? ¿Os parecen lógicas sus reacciones?

¿Qué fragmentos o frases os han llamado la atención?

“Esa es una de las crueldades del teatro de la vida: todos pensamos que somos protagonistas, y cuando se hace evidente que somos simples personajes secundarios o figurantes, raramente lo reconocemos”

Quieres conocer más…

Retrato Robertson DaviesLa obra literaria de Davies es variada y amplia. Además de once novelas, publicó otra treintena de libros entre cuentos, obras de teatro, crítica literaria y recopilación de artículos periodísticos. Pero es sin duda por la novela por lo que Davies pasará a la historia de la literatura. Su proyecto novelístico giraba en torno a la escritura de trilogías: de Salterton, de Deptford (en la que se incluye El quinto en discordia), de Cornish y una última “trilogía” inacabada formada por las novelas Asesinatos y anónimos en pena y Un hombre astuto.

Al margen de su apariencia física, la escritura de Davies se arraigada con fuerza en los cimientos de la tradición decimonónica como lo demuestran su forma de narrar, aparentemente lineal y sencilla, el uso y “abuso” de las descripciones, la demora en la narración de los acontecimientos, o el género elegido para sus novelas (al modo de biografías o autobiografías) agrupadas en trilogías como si rememorasen las sagas familiares. Y, sin embargo, como decíamos, Davies es un escritor del siglo XX, porque a todas esas características decimonónicas añade los recursos nacidos de la confrontación de la novela clásica con la novela experimental del siglo XX, aunque realice tal mezcla con una habilidad, una soltura y una aparente sencillez que apenas se noten las costuras.

Una recomendación interesante de la obra “El quinto en discordia”

“EL QUINTO EN DISCORDIA” DE ROBERTSON DAVIES.

Seguimos en este caluroso verano con una nueva propuesta de lectura.

¿Nos acompañáis en una novela original, imaginativa, inteligente?

Portada del Quinto en discordiaEn forma de memorias Dunstan Ramsay, profesor y escritor de hagiografías, nos narra su vida, sus traumas infantiles, sus obsesiones de adulto y las de dos personajes que han tenido desde su infancia una gran influencia sobre él: Boy Staunton, el chico perfecto, el magnate y Paul Dempster personaje indescriptible que aparece y desparece de su vida. Existe una invisible ligazón que une a los tres personajes del mismo pueblo, Deptford, pero la más evidente es el incidente que provoca el nacimiento de Paul Dempster. Así, lo que aparentemente no tiene una relación a lo largo de la novela la adquiere de golpe al final.

Robertson Davies. La mayoría de las fotografías que nos han llegado de Robertson Davies retratan al escritor canadiense con el regusto decimonónico de algunos de los popes intelectuales que florecieron en dicho siglo: hombres rotundos de luengas barbas canas. ¿Cómo no pensar, al mirar los retratos de Davies, en Charles Darwin, en Walt Whitman o en Karl Marx? Y aunque, como veremos, quizá no sea del todo descabellada esa adscripción de Davies al siglo XIX, Davies es un escritor del siglo XX.

Imagen rostro de Robertson Davies

Nacido en 1913 en Thomassville (Ontario, Canadá), de su infancia podemos destacar dos hechos que influirían decisivamente en la formación de su personalidad y en su obra literaria: el que se criase en un fuerte ambiente intelectual (su padre, William R. Davies, de origen galés, fue senador y propietario del periódico local) y el que creciese en un ambiente férreamente religioso (su madre, presbiteriana, estaba plenamente convencida de la predestinación y de la condenación sombría).

Davies estudió en prestigiosos colegios canadienses (como el Kingston de Ontario) hasta que se trasladó a Inglaterra, donde en 1938 se graduó en el Balliol College de Oxford. Allí trabajó de actor en la Old Vic Restory Company, en la que conoció a la actriz Brenda Mathews, con la que se casaría.

En 1940 regresó a Canadá. Durante algún tiempo siguió vinculado al mundo teatral (como actor, autor y productor) al tiempo que se dedicaba al periodismo, firmando sus columnas con el pseudónimo Samuel Marchbanks. Pero poco a poco abandonó ambas actividades para convertirse en profesor de literatura en la Universidad de Toronto a la vez que comenzó su carrera como novelista, que no abandonaría hasta su muerte, el 2 de diciembre de 1995 en Orangeville.

“No somos los protagonistas de las vidas (ni de las lecturas) de los demás, pero nuestras vidas (y nuestras lecturas) influyen en las de quienes se mueven a nuestro alrededor, en ese sentido todos somos el quinto en discordia”

“El quinto en discordia” en nuestras bibliotecas, pincha aquí