MARY: “La voz de los sin voz”

“este es mi libro y estoy escribiéndolo con mi propia mano”

portada inglesa

       Si hay algo que sorprende cuando se comienza a leer el libro es la forma en que está escrito. En primera persona, sin mayúsculas, con frases cortas, usando un lenguaje infantil y con continuas referencias a la naturaleza. De esta manera la autora, perfila a su personaje, Mary, que acaba de aprender a leer y escribir y cuenta con escasos recursos literarios.

     Nell Leyshon ha explicado en distintas entrevistas, que la idea de esta novela surgió porque trabajó durante mucho tiempo con marginados y analfabetos, de manera que pudo comprobar el gran impacto que tenía en ellos no tener acceso a la información. Esto la hizo reflexionar y preguntarse:

” ¿Qué pasa si no pueden leer ni escribir?” .  “Literalmente no tienen voz y se vuelven invisibles”. 

(http://www.elcultural.com)

En palabras de la autora, su intención cuando creó el personaje fue dar voz a los sin voz:

“Es la voz de los que callan la que más me interesa”. No juzgan sin tener por qué hacerlo, pero cuando lo hacen, es por convicción.

” le doy voz a una mujer que no se imaginaba que pudiese tener una a través de la palabra escrita. Es una voz que necesita y merece ser escuchada.

   (http://www.eltiempo.com)

El diario de Mary es un instrumento para romper el silencio. Si ella no lo escribe nadie podría conocer  su historia”

  (http://www.esquirelat.com)

     Inicialmente, la historia fue concebida como una obra de teatro pero acabó convirtiéndose en una novela. Su personaje se adueñó de la escritora que escribió el libro en tan solo tres semanas.

Desde que empecé a escribir hasta que terminé el texto sólo pasaron tres semanas. Me convertí en Mary y plasmé sus palabras sobre el papel imbuida por un extraño sentido de la urgencia. Escribía mientras cocinaba, rodeada de la familia… todos me preguntaban qué estaba haciendo y yo, que no decía nada, no podía parar de escribir. Era ella. Siempre permito que los personajes se apoderen de mí, sigo su rastro porque nunca tengo un plan, no sé lo que va a pasar en las historias que invento”

(http://www.microrevista.com)

Si os apetece saber más de la autora y su libro podéis ver esta entrevista:

 

“este es mi libro y lo he estado escribiendo con mi propia mano.

he deletreado todas sus palabras. he escrito todas sus letras.”

“y tu sabes como he tenido que aprender cada letra que ahora estoy escribiendo”

 

¿Cuántas voces como la de Mary han sido silenciadas a lo largo de la historia?

¡¡Esperamos vuestros comentarios!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Del color de la leche"

     Comenzamos el año y desde el club de lectura os proponemos la lectura de una novela breve pero intensa, difícil de olvidar. Como afirma en el prólogo Valeria Luiselli: “Hay ciertos libros, muy pocos, que nos dejan con la sensación de haber tocado un fondo del cual no podemos y no queremos salir siendo el mismo lector. Del color de la leche es uno de esos libros

 

  SINOPSIS:

     Mary, una niña de quince años que vive con su familia en una granja de la Inglaterra rural de 1830, tiene el pelo del color de la leche y nació con un defecto físico en una pierna, pero logra escapar momentáneamente de su condena familiar cuando es enviada a trabajar como criada para cuidar a la mujer del vicario, que está enferma. Entonces, tiene la oportunidad de aprender leer y escribir, de dejar de ver «sólo un montón de rayas negras» en los libros. Sin embargo, conforme deja el mundo de las sombras, descubre que las luces pueden resultar incluso más cegadoras, por eso, a Mary sólo le queda el poder de contar su historia para tratar de encontrar sosiego en la palabra escrita. En Del color de la leche, Nell Leyshon ha recreado con una belleza trágica un microcosmos apabullante, poblado de personajes como el padre de Mary, que maldice a la vida por no darle hijos varones; el abuelo, que se finge enfermo para ver a su querida Mary una vez más; Edna, la criada del vicario que guarda tres sudarios bajo la cama, uno para ella y dos para un marido y un hijo que no tiene; todo ello, enmarcado por un entorno bucólico que fluye al compás de las estaciones y las labores de la granja, que cobra vida con una inocencia desgarradora gracias al empeño de Mary de dejar un testimonio escrito del destino adquirido, al cual ya no tiene la menor posibilidad de renunciar. (Fuente:  http://sextopiso.es/esp/item/92/del-color-de-la-leche)

LA AUTORA:  

NELL LEYSHON:
Nació en Glastonbury, Inglaterra, en 1961. Novelista y dramaturga, ha recibido numerosos premios. Su primera novela, Black Dirt (2004), fue candidata al Orange Prize for Fiction y preseleccionada para el Commonwealth Book Prize. En 2008 publicó Devotion. Ha sido galardonada con el Premio Evening Standard Theatre por su obra teatral Comfort Me With Apples.   Ha sido la primera mujer que ha escrito una obra para el Shakespeare’s Globe Theatre. Además, recibió el Premio Richard Imison por su primera obra teatral para la BBC Radio. Del color de la leche fue galardonada en 2014 con el Premio  Gremio Libreros de Madrid. En 2019 ha publicado su última novela El Bosque.

 

Os invitamos a conocer a Mary. No os dejará indiferentes:

este es mi libro y estoy escribiéndolo con mi propia mano.
en este año del señor de mil ochocientos treinta y uno he llegado a la edad de
quince años y estoy sentada al lado de mi ventana y veo muchas cosas. veo pájaros y
los pájaros llenan el cielo con sus gritos. veo los árboles y veo las hojas.
y cada hoja tiene venas que la recorren.
y la corteza de cada árbol tiene grietas.
no soy muy alta y mi pelo es del color de la leche.
me llamo mary y he aprendido a deletrear mi nombre. eme. a. erre. i griega. así es
como se escribe.
quiero contarte lo que ha pasado pero tengo que tener cuidado de no apresurarme
como hacen las vaquillas en la entrada, porque entonces iré por delante de mí misma
y puedo tropezarme y caerme y de todas maneras tú querrás que empiece por donde
se debe empezar.
y eso es por el principio.”

 

Esperamos vuestros comentarios.

 

Como agua para chocolate. El fósforo que todos llevamos dentro.

La historia de Pedro y Tita va avanzando a través de los meses y las recetas que los acompañan. Los sentimientos de los personajes se alimentan con la cocina de Tita: Mamá Elena y su amargura secreta, las palabras de consuelo y la compañía de Chencha a Tita, el amor inútil de John o la libertad de Gertrudis se van tejiendo en torno a la historia de amor de Pedro y Tita que llega a su conclusión en el capítulo final : diciembre.

Se prepara la boda de Alex y Esperanza y Tita y Chencha se encargan de preparar unos chiles en nogada. Las nueces dejan sus dedos negros, pero Tita prepara el banquete con gran satisfacción. El efecto de los chiles en los comensales no se hace esperar; el deseo irrefrenable se adueña de todos ellos, dejando a Pedro y Tita solos .

El momento había llegado, la emoción es tan intensa que puede devorarlos. Tita recuerda las palabras de John: “Si por una emoción muy fuerte se llegan a encender todos los cerillos que llevamos en nuestro interior de un solo golpe, se produce un resplandor tan fuerte que ilumina más allá de lo que podemos ver normalmente y entonces ante nuestros ojos aparece un túnel esplendoroso que muestra el camino que olvidamos al momento de nacer y que nos llama a reencontrar nuestro perdido origen divino. El alma desea reintegrarse al lugar de donde proviene, dejando al cuerpo inerte“.

Y solo nos falta llegar al final. Disfrutar del último regusto de las recetas de Tita y de la historia de Laura Esquivel construyó para nosotros. Buen provecho a todos.

 

Por si alguien se quedó con hambre…

Libros para abrir el apetito:
https://tinyurl.com/srlncbs
https://tinyurl.com/theg3rc

Películas que dan ganas de comer y beber:
https://tinyurl.com/uv7gghy

 

Las recetas,Guajolote con almendra y ajonjolí, chorizo norteño y masa para hacer fósforos.

Estas son las tres recetas correspondientes a los meses de Abril, Mayo y Junio,

Durante estos 3 capítulos, Laura Esquivel comenta cómo Tita, atendió el parto de su hermana Rosaura, aconsejada por Nacha, quien desde el más allá le indicaba qué hacer. No obstante, su hermana Rosaura había quedado en un estado deplorable de salud, lo que impedía que alimentara al bebé, Roberto. Sin temor a dudas, un día Tita lo acercó a su pecho virgen y de él salió leche. Desde ese momento, alimentó a su sobrino y se sintió mucho más unidad a Pedro. Incluso, tomó el lugar de su hermana en el bautizo del bebé, estaba tan feliz que ni ella ni Pedro podían disimular, hecho que hizo que su madre decidiera que lo mejor era que Rosaura, su hijo y su esposo Pedro se marcharan a vivir a San Antonio, Texas.

En el mes de Mayo como una banda comandada por quien había secuestrado a Gertrudis, intentó asaltar el rancho.

Estando solas, debido a la mudanza de Rosaura y su esposo, la mamá de Tita, la encerró en un sótano con Chencha, la ayudante, y salió a enfrentar a los federales, los cuales la obedecieron, para tristeza de Tita, que en ese punto deseaba que la hubieses matado. Una vez retomada la calma, llegó al rancho la noticia de la muerte del hijo de Rosaura y Pedro, hecho que entristeció a Tita. Su madre le prohibió que hablara y le ordenó que siguiera cocinando el choriza, pero Tita se rebeló, lo que ocasionó que su madre le rompiera la nariz con una cuchara de madera. Tita escapó hacia el palomar, y su madre mandó a quitar la escalera para dejarla aislada ahí, ordenando llamar al doctor Brown, quien además estaba enamorado de Tita, para que la encerrara en un manicomio. Pero A diferencia de lo ordenado por la madre de Tita, el Dr. Brown no la llevó al manicomio, sino a su casa, donde la cuidó con mucho afán durante las primeras semanas. No obstante, Tita parecía muda, no hablaba y parecía estar ausente. En esta casa, Tita tuvo la oportunidad de conocer a una vieja anciana yerbatera que le habló de la teoría de  la caja de fósforos que todos llevamos por dentro, la cual se enciende con el aliento de la persona amada, pero también puede humedecerse y no prenderse nunca. Igualmente, el Dr. Brown logró hacer que Tita se comunicara con él nuevamente, a través de notas, donde le confesó que no hablaba porque no quería, lo que el médico identificó como su primer signo de libertad y rebeldía.