Como agua para chocolate

Nos adentramos en el mes de Diciembre , uno de los meses más blancos del año, donde las emociones, deseos y sentimientos rebosan por cada uno de los poros de nuestra piel, además, las comidas copiosas son habituales, pues perfecta ocasión para darle una oportunidad a una de las obras que más nos despierta esos sentimientos, emociones , sensaciones y que además nos abre el apetito con cada uno de los capítulos que nos ofrece “Como agua para cholcolate”, que os proponemos desde el Club Virtual de Lectura de Castilla y León y que recomendamos leer hasta el capítulo 3 incluido, para analizar en esta primera entrada del blog.

Así comienza esta novela, ambientada en  Piedras Negras, Coahuila , México. Situada en la época de la Revolución mexicana,. La historia empieza con el nacimiento de Tita la última de tres hermanas. A Tita se le escuchaba llorar ya desde el vientre, cuándo nació lloraba y lo único que la calmaba era el olor a sopa, por eso siempre estaba con Nacha, la cocinera. Tita, al crecer, tenía muchas habilidades en el arte culinario ya que Nacha le enseño desde muy pequeña.

Estas y otras muchas incógnitas se irán desvelando a medida que vayamos leyendo la obra. Os invito a ir saboreando cada una de las recetas que se corresponden con los 12 meses del año, y a que participéis con vuestras opiniones en este intrigante caso.

Como agua para chocolate fue llevada al cine por Alfonso Arau y galardonada con 10 premios ARIEL  de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. Tanto la película como el libro, traducido a más de 30 idiomas, tuvieron mucho éxito en diversos países.

Escritora:

Laura Esquivel nació el 30 de septiembre de 1950 en México DF. Cursó estudios de educadora, así como de teatro y creación dramática, y se especializó en teatro infantil, fue cofundadora del Taller de Teatro y Literatura Infantil, adscrito a la Secretaría de Educación Pública.

Valora y comenta “El cuento de la criada”

Llegamos a final de mes y queremos que puedas comentar y valorar la novela El cuento de la criada para compartir con otros usuarios como ha sido tu experiencia.

Portada del libro

El regreso a Gilead

Han pasado ya treinta y cinco años, desde que Margaret Atwood, publicará el cuento de la criada y desde el pasado 12 de septiembre, tenemos disponible la segunda parte de la obra, llamada los testamentos. Obra que además le ha permitido a Margaret Atwood obtener el premio Booker 2019, uno de los galardones más prestigiosos de habla inglesa.

Sí aún no la habéis leído, procuraré no destriparos muchas cosas de la novela, y solo vamos a hacer un pequeño repaso de esta obra, que nos retrotrae de nuevo a Gilead.

Comenzaré diciendo que obviamente los testamentos es la segunda parte de el cuento de la criada, por lo tanto sin haber leído la primera parte, el lector va a estar bastante perdido en lo que se refiere a esta novela.

Treinta y cinco años después de el cuento de la criada, los testamentos es una obra que mantiene su fuerza y su sentido, ya que Gilead aún lucha por mantener y conservar su lugar y obtener una posición más dominante en el mundo. Un lugar donde las mujeres han visto mermada totalmente su posición en la sociedad y solamente son vistas con un fin biológico, ser reproductoras. De este modo, las mujeres van a ser clasificadas en función de sí pueden ser madres o no, sí no lo son van a ser Marthas en el mejor de los casos. Sí pueden reproducirse, en función de la clase social a la que pertenezcan van a ser casadas, apenas lleguen a la adolescencia con un hombre de mayor o menor rango social, e incluso pueden llegar a ser destinadas como criadas.

En la obra, vemos la narración de como en los orígenes de Gilead, las mujeres tienen que acostumbrarse al sometimiento al hombre, y además todas aquellas mujeres que hayan antepuesto su carrera profesional, al matrimonio y a su “obligación” biológica de ser madres, son ajusticiadas o sometidas al régimen, igualmente todas aquellas que hayan abortado son consideradas asesinas. Ya que en Gilead, estos delitos tienen la consideración de retroactivos.

En el relato vamos a encontrar a tres mujeres, contándonos su versión de los hechos sucedidos en Gilead. Dos de esas mujeres son adolescentes y por lo tanto apenas eran unas bebés cuando se produjo la creación de Gilead, y no han conocido otra sociedad, algo de lo que se comentaba durante el relato de el cuento de la criada, la otra es una mujer mayor, que vivió en primera persona la creación de Gilead, siendo además una de las mujeres más importantes en su funcionamiento social.

Por un lado tenemos a una joven nacida y criada en Gilead, por lo tanto no conoce la libertad de la cual disponían las mujeres anteriormente, por otro lado aparece el relato de otra adolescente, que aunque ella lo desconoce está íntimamente relacionada con Gilead, a pesar de estar viviendo desde que era un bebe en Canadá, y por último nos encontramos a Tía Lydia, que nos cuenta su versión de los hechos.

Recordamos en este punto, la sociedad patriarcal y teócrata de Gilead, ya que el saludo de las mujeres, es “bendito sea el fruto” a lo que la otra parte responde “el señor permita que madure”, lo que es un claro guiño al sentido reproductivo de ellas, mientras que las despedidas hacen referencia a la biblia, “alabado sea” o “con su mirada” cuando hace referencia a una despedida entre un hombre y una mujer.

En los testamentos también nos va a sorprender como algunas de las mujeres que ayudaron a construir la sociedad totalmente teocrática y patriarcal, donde la mujer solamente era considerada como un objeto reproductivo y fuera del cuál no tenía ningún sentido su existencia, ven y luchan dentro de las limitaciones contra ese régimen, aunque obviamente, el golpe de estado dado por los Hijos de Jacob, les deja poca libertad de movimiento, algunas organizan una resistencia interna dentro del régimen.

Por lo tanto tras la lectura del libro de este mes el cuento de la criada, es recomendable esta lectura, que además es amena, al estilo de Atwood y también cuenta con una estructura a modo de thriller que engancha al lector. Por supuesto esta lectura de apenas 500 hojas, no va a ser un impedimento para ir leyendo el siguiente libro del club, como agua para chocolate.

La sociedad de Gilead

Bandera de Gilead, y las tres principales clases sociales de la República

El cuento de la criada, se encuentra ubicado en la República de Gilead, en un territorio ubicado en el este de lo que antes era Estados Unidos. En Gilead se ha instaurado un régimen teocrático y totalitario, donde las mujeres han perdido todos sus derechos y el fundamentalismo extremo las ha convertido en un bien de propiedad estatal. En la República de Gilead no hay mujeres con derechos (incluso dentro de la casta de las esposas) solo sirvientas al régimen.

El origen de Gilead, comienza en el momento en el que varios grupos extremistas religiosos, pensaban que Estados Unidos necesitaba ser “salvado” del pecado y la corrupción instaurada en la sociedad. Este grupo es conocido como los hijos de Jacob.

Los hijos de Jacob, idearon la manera de ejecutar un golpe de estado contra el gobierno de los Estados Unidos, a través de una serie de ataques coordinados, en primer lugar asesinaron al presidente de los Estados Unidos, posteriormente a algunos miembros del congreso, personal de la Casa Blanca y a los nueve jueces del tribunal supremo. Para justificar estos ataques los Hijos de Jacob, culparon al integrismo islámico de cometer estas atrocidades, por lo que el ejercito declaro el Estado de Emergencia, al tiempo que se suspendía la Constitución de los Estados Unidos.

Tras estos hechos a las mujeres se les bloqueo las tarjetas de crédito y fueron igualmente despedidas de sus trabajos. En estos primeros momentos, las mujeres organizaron protestas contra la situación, pero los Hijos de Jacob, actuaron sin miramientos ante las mismas, usando sus propios soldados (no eran miembros del ejercito de los Estados Unidos) estos soldados tenían la orden de asesinar a las manifestantes (pacíficas) y evitando la dispersión de las mismas. Gracias a esta reacción por parte de los soldados de los Hijos de Jacob, la población quedó atemorizada, para seguir con dichas protestas, y se quedaron sin soluciones para realizar cualquier otro tipo de protesta.

La geografía de Gilead, se centra en un principio en el este de los Estados Unidos, aunque el resto del territorio se encuentra en guerra, para evitar ser invadidos por Gilead. Cuando hablamos de las colonias, estas son zonas devastadas ecológicamente, la versión oficial de Gilead, es que está ha sido producida por la contaminación industrial, accidentes químicos / radiológicos y una posible guerra química.

En las colonias nos vamos a encontrar viviendo / trabajando a las mujeres que Gilead ha considerado como “criminales” y van a realizar trabajos como esclavas en proyectos de limpieza ecológica, lo que básicamente es una sentencia a muerte, ya que son trabajos forzosos en un área contaminada.

Dentro de Gilead, al igual que en cualquier país, existe un grupo de rebeldes, aquí encontramos a ciudadanos pro Estados Unidos / anti Gilead, y que intentan organizar fugas a la frontera de Canada y para huir a Europa, ya que México, cuenta con un acuerdo comercial con Gilead, para comercializar también con criadas, debido a su baja natalidad. Canada y Europa siguen siendo lugares libres.

El gobierno de Gilead, se basa en una República, pero no cuenta con un Senado, sino que los órganos dirigentes se denominan “Comité” o “Consejo”, donde se reúnen los comandantes locales, siendo presididos por el comandante Pryce, que ejerce la función de presidente.

Durante los primeros años de Gilead, los líderes de los Hijos de Jacob eran los que gobernaban, ya que fueron los primeros partidarios de nuevo régimen e igualmente quienes establecieron Gilead. Estos líderes fueron los encargados en suspender y eliminar la Constitución de los Estados Unidos, junto con los derechos y libertades hasta ese momento existentes, como la libertad de expresión, prensa, religión, reunión, derecho a un juicio justo en un tribunal de justicia, protección contra penas crueles e inusuales, etc.

En cuanto a la sociedad hablamos de ella en el post de la semana pasada, y donde las mujeres son relegadas de todos sus derechos y propiedades, ya que Gilead es una sociedad patriarcal.

El régimen es teocrático, y tanto las leyes como las costumbres se basan en la interpretación literal y como una visión fundamentalista de la Biblia cristiana, en especial del Antiguo Testamento.

Las ejecuciones se las conoce como “salvaciones” y son organizadas públicamente, como un elemento más de represión de la sociedad. Sí un condenado no es sentenciado a la salvación, es mandado a las colonias, mientras que otras sentencias menores y especialmente a las mujeres, se basan en la extirpación quirúrgica / amputación de miembros no vitales como ojos, manos o dedos.

Como es una sociedad teocrática patriarcal, las mujeres tienen prohibido leer o escribir, para ello se eliminan los escritos públicos por pictogramas o imágenes. Las obras de arte secular, películas, música, programas de televisión, libros y cualquier material publicado están prohibidos y su posesión será castigada severamente o sentenciada a muerte.

En Gilead la verdad surge con la interpretación estricta de la Biblia, por lo tanto la población debe seguirla, de lo contrario será considerada de vivir en pecado y sí son declarados culpables si no se arrepienten de esos crímenes serán condenados a muerte.

El papel de la mujer es cuidar y criar de los hijos, por lo tanto se les otorga un valor especial a las mujeres fértiles, y en el caso de no poder engendrar hijos, serán ellas las únicas consideradas como infértiles. El aborto o la anticoncepción son consideradas en Gilead, uno de los pecados más grandes, el adultero o confraternización de hombres y mujeres se considera “fornicación” por lo que la condena es la muerte, la homosexualidad es una “traición al género” con sentencia de muerte como condena.

La bandera de Gilead, es una paloma verde azulada levantando sus alas mientras sostiene una rama de olivo en su boca, con un resplandor solar amarillo encima.

Bandera de Gilead

Los colores de la ropa

En este segundo artículo de la novela el cuento de la criada, vamos a hablar de los colores, que aparecen en el libro, y como estos marcan las clases sociales dentro de Gilead.

Tal como habréis podido comprobar en el transcurso de las páginas que llevéis leídas, la población viste según el estrato social al que pertenece, siendo las Marthas las que visten con un verde apagado, las tías las vemos de marrón, las esposas de azul y las criadas de rojo. A estos colores hay que añadir otro color que en el libro de momento no aparece, pero que sí que podéis ver en la serie de HBO, el rosa, para las niñas preadolescentes. Y las hijas ya sean adoptadas o biológicas, que van de blanco hasta su casamiento.

Procedemos a desgranar la vestimenta social de Gilead:

  • Criadas. Siempre visten de rojo, porque este color representa tanto a la sangre como a la fertilidad, como dijimos en el anterior artículo, todo lo que sucede en el cuento de la criada ha sucedido alguna vez a lo largo de la historia. Es por este motivo por el cual la autora Margaret Atwood, utiliza el rojo para las criadas, como guiño a María Magdalena cuando se arrepintió de sus pecados. Las criadas son fértiles y además están bajo el adoctrinamiento de las Tías en el Antiguo Testamento, y son obligadas a poner su cuerpo a merced de los comandantes que las acogen en sus casas, en su día fértil, para darles descendencia, tras realizar la ceremonia, que consiste en leer un pasaje de la biblia.
  • Esposas. Son las mujeres que están casadas con los comandantes, pero que no pueden tener hijos. Las esposas son las que más poder tienen dentro de la casa, pero siempre han de tener en cuenta las órdenes de sus maridos. Visten de azul verdoso, rememorando la figura de la Virgen María.
  • Tías. Son las encargadas de enseñar, educar y vigilar a las criadas en el Centro Rojo. Su principal deber es mantener el rol de la criada como un ser honorable, que acepta su destino y no se revela contra el mismo. Para ello llegan a utilizar métodos de tortura y de mutilación física (ojos, dedos, etc.) respetando la función biológica reproductiva de la mujer. Siempre las vamos a ver de marrón.
  • Marthas. Son las que pertenecen al estrato más bajo de la sociedad, ya que son infértiles, por lo tanto su papel es el de ama de casa, su color es el verde apagado.
  • Hijas. Como comentamos más arriba, ya sean biológicas o adoptadas por las élites dominantes, van a ir vestidas de blanco hasta su casamiento, ya que como sabemos, en nuestra sociedad el color blanco representa la pureza y la inocencia.

Este primer grupo principal, son las mujeres legitimas que viven en Gilead, y que por lo tanto son las que mantienen la sociedad jerarquizada del país. Pero también vamos a encontrar un segundo grupo de mujeres dentro de la novela, estás mujeres son las ilegitimas, y son:

  • No-Mujeres: Son estériles, nunca se casaron hasta de la revolución que creo Gilead, viudas, feministas, lesbianas, monjas o disidentes. Estas mujeres viven en las colonias realizando trabajos forzosos hasta que fallecen por el mismo, igualmente cualquier mujer disidente dentro de Gilead, va a ser condenada a las colonias.
  • Prostitutas (Jezebels): Son mujeres que se ven obligadas a prostituirse y son prisioneras dentro de los Jezebels. Que Gilead sea un país creado a imagen y semejanza de la biblia, no quiere decir, que estos lugares no existan de manera más o menos clandestina.

Por su parte los hombres se dividen en cuatro categorías, aunque su indumentaria no sea tan diferente como con en el caso de las mujeres, en cuanto a los colores que utilizan, también la misma les marca dentro de un grupo social, esto niveles jerárquicos son:

  • Comandantes: Aquellos que gobiernan Gilead, visten siempre de traje negro, para demostrar su superioridad.
  • Ojos. Sirven como fuerza policial y son los espías de Gilead.
  • Ángeles: Son los soldados, y según su valía como tal, pueden ir ascendiendo hasta llegar a ser de alto rango, sí sirven bien a su país.
  • Guardianes: Son los soldados más jóvenes o demasiado viejos para ser Ángeles, son los guardaespaldas, los oficiales de seguridad y los conductores personales de los comandantes.

Estas son las principales clases sociales de la población de Gilead y en las que se basa la historia de la novela, pero como el ávido lector habrá podido comprobar, no cabe todo el estrato social de la población. El resto de la población, que no se encuentra en las clases sociales descritas son las econopersonas, gente de menor rango, se les trata igual que a los esclavos, y sus colores suelen ser de un color apagado gris.