GIULIA

Palermo. Sicilia

Giulia es joven, guapa e inteligente. Adora y disfruta tanto de la compañía de su padre que no duda en dejar el instituto, pese a ser muy buena estudiante, para trabajar en la “cascatura ese antiguo oficio siciliano que consiste en aprovechar el pelo que se corta o cae de forma espontanea para hacer pelucas y postizos ”. Es el Taller familiar Lanfredi en Palermo, donde trabajan un grupo de mujeres que los años les han convertido en una especie de familia.

Y, como suele pasar, el pequeño mundo donde vive Giulia, encierra tanta vida como el más grande. Ésta, como Smitha, es otra historia de superación personal de romper barreras impuestas y de rebelarse ante lo establecido.

La familia de Giulia encarna la tradición, empezando por un negocio que prácticamente ha desaparecido, hasta la repetición de modelos que se pasan de madres a hijas y que son inamovibles. Aquí la tradición representa una losa para nuestra protagonista, porque “las cosas siempre han sido así y los italianos no querrán otro pelo…”. Pero el mundo es más grande que la pequeña Sicilia y otra tradición será la que salve la situación.

¿Qué otro sentimiento puede ser tan fuerte para hacer avanzar a Giulia? El amor, por supuesto, esa “otra cosa a la que no sabe ponerle nombre”. Y no sabe porque ella lo conoce de otra forma; son hombres zalameros y charlatanes a los que les  gusta hablar de sí mismos y  no la tratan como a una igual. Sin embargo, Kamal, con su larga melena, su piel morena y sus gestos delicados es todo lo contrario. “La religión sij, le explica, considera al hombre y a la mujer como iguales. Trata del mismo modo a los dos sexos”. Giulia en Kamal, descubre otro tipo de relación amorosa muy distinta a las que ve a su alrededor. Hablemos de la relación de su hermana, de la solución que encuentra la madre para solventar el problema del taller (repitiendo arquetipos que ella misma vivió), de esas mujeres de la fabrica que sufren tanto por amor con sus desengaños y traiciones. El amor adopta muchas diferentes formas y Giulia ha encontrado la suya propia, pero… ¿será capaz de enfrentarse a su pequeño y querido mundo?

En ésta historia no podemos dejar de hablar de inmigración,“la sociedad siciliana mira a los inmigrantes con recelo; los dos mundos conviven sin hablarse”. El mar lo es todo para Giulia y para Kamal “es un cementerio”.

Las calles del Palermo por donde va Giulia con su padre nos recuerdan a las del Nápoles del siglo pasado de Elena Ferrante. Merece la pena plantearse cuestiones cómo el peso de la tradición, la mirada de la mujer en este momento y la cuestión de la inmigración como problema u oportunidad.

Anuncios

SMITA

“Smita se despierta con una sensación extraña, una urgencia tierna, una mariposa en el estómago desconocida para ella. Hoy es una día que recordará toda su vida. Hoy su hija empieza la escuela“.

Intocables

Así comienza la sobrecogedora historia de Smita, una intocable. Así comienza la historia de Smita, una intocable que pertenece a la casta más baja de la India. Su oficio, que se trasmite de madre a hija desde hace generaciones, es pasarse el día recogiendo la mierda de los demás con las manos desnudas y a pesar de la cruda realidad a la que se enfrenta es capaz de tener mariposas en el estómago.

Smita es  una “hija de Dios” ; una mujer pura que huele a  mierda; una alma sensible con un estómago fuerte acostumbrado a comer ratas; una analfabeta que sueña con que su hija vaya a la escuela… A una dalit se le niega todo desde el momento de su nacimiento, todo, menos soñar y Smita tiene sueños y el coraje suficiente para que se conviertan en realidad.

Smita, es el personaje que abre la puerta a la esperanza que después otras mujeres,  en Italia o en Canadá seguirán el camino.

Cuando vamos conociendo la historia de Smita, su realidades, sus desvelos, sus sueños, queremos que sea un personaje de ficción, necesitamos pensar que Laetitia Colombani exagera,  que articula un perfil en el que se acumula todo lo peor. Nadie puede tener esa vida, nadie debe sufrir ese destino por el mero hecho de nacer. Los “Lazarilllos”  solo existen en la ficción.  ¿O no?

LA TRENZA. Laetitia Colombani.

Laetitia Colombani (Burdeos, 1976) estudió cine en la escuela Louis-Lumière y dirigió su primera película con tan sólo veinticinco años. En poco tiempo, se ha consolidado como directora, guionista y actriz. Ha trabajado con intérpretes de la talla de Audrey Tautou, Emmanuelle Béart o Catherine Deneuve. La trenza, su ópera prima, se ha convertido en un fulgurante éxito editorial: vendida en casi treinta países antes incluso de su publicación, ha permanecido durante meses en lo más alto de las listas de ventas francesas, tras conquistar a la crítica y al público y ganar el prestigioso Prix Relay.

Tenía ganas de intentar otra experiencia después de quince años escribiendo casi exclusivamente para el cine y cuando cumplí 40 años busqué un cambio“, ha explicado Colombani a Efe en París en una entrevista.

Fue un amigo guionista quien le dijo que sus guiones tenían un lado literario, y además Colombani buscaba “esa libertad que ofrece la literatura y que no te brinda el cine“.

Remarca la cineasta que “en la literatura hay una mayor libertad desde el punto de vista creativo, resulta más fácil adentrarte en la intimidad de los personajes, hay una mayor introspección que en los guiones cinematográficos y además es más fácil buscar la musicalidad de las palabras, frente al guión, donde todo es mucho más técnico“.

la trenza

La trenza, aborda las historias de tres mujeres que, nacidas en continentes muy dispares, comparten unas ideas y sentimientos que las unen en un poderoso anhelo de libertad.

La escritora comenzó la historia por India, porque había visto un reportaje sobre los templos indios y se encontró con esa mujer pobre, intocable, y en el otro extremo halló a la abogada canadiense, una mujer occidental, con mucho poder, que había conseguido todo en su vida. En medio de los dos extremos se topó con una mujer de clase obrera, autodidacta, con mucha curiosidad y que sirvió como vínculo entre las otras dos.

Con la novela quiso mostrar “cómo la vida puede llegar a frenar el ímpetu de las mujeres, sean del lugar que sean e independientemente de su posición social”. Y añade: “las mujeres tienen cadenas, invisibles en el caso de la abogada canadiense aunque muy reales; y las tres llegan a soltarse de esas cadenas”.

Colombani ha firmado un contrato con una productora francesa para adaptar la novela al cine, una película que ella misma dirigirá y que se rodará en India, Italia y Canadá en sus tres lenguas.

Una novela que seguro, te dejará huella.

Valora y comenta “Nosotros en la noche”

Hemos llegado al final de mes. Podéis comentar y valorar  “Nosotros en la noche”  para compartir con otros lectores la experiencia e intercambiar opiniones sobre esta obra.

Podéis encontrar más obras de Kent Haruf en nuestro catálogo. También podéis ver la adaptación cinematográfica “Nosotros en la noche” dirigida por Ritesh Batra e interpretada por Jane Fonda y Robert Reford.

La Soledad y la esperanza

Otro de los temas principales que aborda “Nosotros en la noche” es la soledad que es quizás uno de los males de nuestra sociedad actual.

Aunque puede parecer que la soledad está a asociada a la vejez, los protagonistas son dos viudos que han pasado los setenta, al avanzar en la lectura descubrimos que siempre se han sentido solos, inmersos en matrimonios donde la falta de comunicación es una constante.
En el caso de Addie su distanciamiento con Carl, su marido, comienza con la muerte en un trágico accidente de Connie, la hija mayor que, mientras juega despreocupadamente, cruza la carretera sin mirar y es atropellada en presencia de su hermano pequeño que se sentirá culpable el resto de su vida. La pérdida de Connie marcará un antes y un después en la relación de Addie y Carl, que aunque continúan compartiendo lecho, prácticamente no se hablan aunque mantienen las apariencias. Para intentar escapar de la soledad que siente, Addie organiza escapadas a la ciudad donde se reinventa vistiéndose de formas inimaginables en Holt y asistiendo a interesantes espectáculos en el teatro.

Para Louis la forma de escapar de la soledad y el aislamiento que siente en su matrimonio es mantener una aventura con una compañera de trabajo Tamara, que a su vez intenta romper la monotonía del suyo. Aunque la “historia de amor” es prometedora, pronto los remordimientos de Louis por haber abandonado a su hija le impiden continuar con su nueva relación y decide volver con su familia. Paradójicamente la situación de la pareja, lejos de solucionarse con el regreso de Louis, se vuelve más distante puesto que Diane no conseguirá perdonar del todo a Louis.

La soledad no afecta exclusivamente a los protagonistas sino también a sus propios hijos, Holly y Gene, dos personajes solitarios.
Holly no consigue mantener relaciones sentimentales estables, situación que preocupa a su padre Louis porque siente que la causa está en su abandono del hogar cuando Holly era aún pequeña.
Gene, por su parte, mantiene una complicada relación con su mujer que se ha ido de casa y sufre por la falta de afecto que su padre le mostró en la infancia.

Jamie, el nieto de Addie, representa la esperanza en esta historia. Él es un niño con el que Addie y Louis pueden resarcir sus errores con sus hijos y acompañarle para que no se sienta solo. Durante un tiempo lograrán sentirse felices unos con otros, compartiendo momentos y escapando de la terrible soledad. Por desgracia la felicidad les dura poco y deberán encontrar nuevas formas de combatir la soledad.