La biblioteca de los libros rechazados

Las tres partes que hemos leído es como el preámbulo de lo que vendrá después. Nos va situando, aunque también jugando con nosotros.

En la primera, se nos presenta el lugar donde va a ocurrir la historia, Crozón  y  los primeros personajes: Gourvec, el bibliotecario que con su iniciativa, según Foenkinos,  y basada en una idea americana, “la Biblioteca Brautigan“, ha dado pie a esta historia.

También aparece Magali, su ayudante y que más tarde con la muerte del bibliotecario se convertirá en la bibliotecaria oficial.

En la segunda, la acción transcurre en París y Crozón y aparecen dos personajes esenciales para la historia: Delphine Despero, la editora que descubre el manuscrito y Frédérick Koskas, el escritor fracasado que al convertirse en su pareja la acompaña de vacaciones a la Bretaña.

En la tercera, que también transcurre en Crozón, nos encontramos con Madeleine Pick, viuda de Henri Pick, supuesto autor del manuscrito encontrado por Delphine y Frédérick.

Y ahí, por todos lados está  Richard Brautigan, que seguirá apareciendo a lo largo de la obra, por eso aquí tenéis el enlace de sus obras en las bibliotecas de Castilla y León , por si queréis leer algo de él.

También se cita  a otros autores, libros, personajes,…,  de todos los cuales encontrareis el enlace a nuestras bibliotecas: Pushkin  . Oblómov de Goncharov. El barón rampante de Calvino; HHhH de Laurent Binet.  La posibilidad de una isla de Houellebecq.  El paseo de  Walser. El topo que quería saber quien se había hecho aquello en su cabeza. 

Hacen el paralelismo del encuentro de la obra de Henri Pick con Vivian Maier, una fotógrafa estadounidense  que su obra se conoció después de muerta

 

 

Vemos que a Gourvec, el bibliotecario, al presentárnoslo, por su aspecto y modo de vida algo huraña, nos podría parecer frío, indiferente, lejano, raro y resulta que era todo lo contrario: entrañable, cercano, próximo. Se le ve un buen profesional y que lo más importante para él son los usuarios. ¿Cuántas veces juzgamos a las personas por su aspecto o modo de vida?. Tenemos que profundizar más y no quedarnos con las apariencias.

“…sabía escuchar, puesto que sabía leer,…”. Me ha parecido precioso lo que se nos atribuye a los que leemos. Intentaremos que así sea.

Vosotros, en vuestras bibliotecas, ¿os sentís como Gourvec hacía sentir a sus lectores: específicos, únicos,..? ¡cuánto nos gustaría a los bibliotecarios que así fuera!. Incluso logró ,que alguien como Magali, que no la interesaban especialmente los libros, pero sí el trabajo, se convirtiera en una profesional de la biblioteca.

Foenkinos, en una nota, hablando de Brautigan, dice que se podía haber creado “la biblioteca de los invisibles”. Yo conozco una con algo parecido. Los libros que nunca se han leído en esa biblioteca, aparecen con un gomet amarillosto, estos libros se encuentran entre sus compañeros, y de ver que a ellos nunca los sacaron del estante para leerlos, les ha dado una urticaria amarilla por la envidia, de ahí el gomet amarillo. Sabemos, que al aparecer así, algunos usuarios se han interesado por el tema, y por fin, a algunos les ha desaparecido la urticaria. ¡Cuántos libros hay en nuestras bibliotecas que están en esa situación! ¡Podíamos interesarnos por ellos y seguro que nos llevamos sorpresas!

Delphine, una chica joven,  moderna, ambiciosa y que se la ve como una trabajadora que amaba y disfrutaba con su trabajo. “Esa había sido la educación que sus padres habían intentado darla para que se entusiasmara, se interesara, se maravillara” ( otra de esas frases lapidarias de Foenkinos)

Fréderick, ese escritor novel que aparentemente iba a tener todo y se quedó en nada, bueno, profesionalmente hablando, pues personalmente ese libro que fue un fracaso le cambió la vida. ¡Cuántas veces nos ocurre como a él! De algo malo aparentemente, surge algo mejor.

¿Y Madeleine? Esa viejecita de pueblo, genuina, clara, que ha asumido y se ha acostumbrado a vivir su viudedad y que de repente le dicen:  ¡ su marido ha escrito un libro!.  Él, que según ella, “no leía nunca nada, no siendo la programación de la tele”. ¡Cuántas sorpresas nos puede deparar la vida!

Bretaña, la región donde ocurre nuestra historia, es muy parecida a nuestra Asturias o Galicia, no solo en el paisaje ,sino también en la gastronomía. Y en Bretaña son típicos dos postres: los crêpes, que son dulces y las galettes, que son saladas. Estas son más parecidas a las pizzas, por eso posiblemente en el libro aparezca Henri Pick como maestro pizzero.

Es tal el parecido a nuestras tierras ,  que en un momento compara el hecho de ir a llevar los libros a la biblioteca de Crozón ( comuna perteneciente al departamento de Finisterre) , como la peregrinación en versión literaria del de Santiago.

Aquí tenéis unas fotografías de Crozón, Morgat (donde residían los padres de Delphine) y por supuesto, de la biblioteca de Crozón , llamada Henri Queffélec , en homenaje a un escritor francés  Gran Premio de la Academia Francesa. Debe ser como nuestro premio Cervantes

Nota: Las imágenes tienen insertadas  información

 


 

 

 

 

Como veréis , allí se paga por ser socio de la biblioteca. Y aunque es un lugar pequeño, trabajan varias personas, formando el equipo de la biblioteca. Unos son trabajadores pagados por el ayuntamiento y otros voluntarios.

 

 

 

 

Y todos los años , el primer fin de semana de agosto, celebran un festival del música: “Festival du Bout du Monde”

Y para esta semana a leernos las partes 4,5 y 6

La Biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos

Mes de agosto. Mes de vacaciones por excelencia, pero el club de lectura virtual no cierra por vacaciones. Aquí continuamos para quien quiera acompañarnos en las lecturas.

El libro que hemos elegido, La biblioteca de los libros rechazados de David Foenkinos, es una lectura  no muy extensa (288 páginas), muy sencilla, refrescante, con humor, intriga y muchas sorpresas. Nada es lo que parece

Está contado en tercera persona.

Recorre todos los ámbitos del mundo del libro:edición, crítica, escritura, marketing, comerciales, librerías …y también,  biblioteca y bibliotecarios.

Vais a ver que además se citan a muchos autores y sus libros

Tiene dos ejes:

  • La existencia de una biblioteca que acoge originales rechazados por las editoriales
  • El misterio de uno de estos textos, descubierto por una editora parisina y como esto trastoca la vida de todos.

Si queréis saber algo más del autor

Entrevista con motivo de la publicación de este libro

Otras obras de David Foenkinos  (pinchando en ellas, veréis en que bibliotecas se encuentran)

 

 

                                

 

 

 

 

                                                      

 

Como el libro está dividido en 9 partes , esta semana, podemos leer las tres primeras. En ellas aparecen la mayoría de personajes de la obra y los lugares en los que está ambientada

Comienza así:

En 1971, el escritor norteamericano Richard Brautigan publicó The Abortion[1]. Se trata de una intriga amorosa bastante peculiar entre un bibliotecario y una joven de cuerpo espectacular. Un cuerpo del que esta es víctima, por decirlo de alguna manera, como si la belleza estuviera maldita. Vida, que así se llama la protagonista, cuenta que un hombre se mató al volante por culpa suya; subyugado por aquella transeúnte pasmosa, sencillamente se olvidó de que iba conduciendo. Tras el batacazo, la joven echó a correr hacia el coche. Al conductor, ensangrentado y agonizante, solo le dio tiempo a decir, antes de morir: «Qué guapa es usted, señorita».

A decir verdad, la historia de Vida nos interesa menos que la del bibliotecario. Pues en él reside la peculiaridad de esta novela. El protagonista trabaja en una biblioteca que acepta todos los libros que han rechazado las editoriales…

Continuar con la lectura…Habrá muchas sorpresas