“La ciudad feliz” de Elvira Navarro

Trafico nocturno en una calleLa orilla.
Este segundo relato que compone la obra que leemos tiene como protagonista a Sara, niña amiga de Chi- Huei que ya hemos conocido en el primer relato.
Narrado en primera persona, Elvira Navarro nos sitúa en el prisma de esta niña: sus miedos, sus inquietudes, sus deseos. El ambiente familiar permisivo y casi idílico en el que se ha criado se vuelve turbio después del incidente de la chica con un joven mendigo del barrio. El equilibrio familiar se rompe, la mentira con su presencia enturbia las relaciones entre los padres y la hija.

Personajes:
Sara: la protagonista.
Los padres de Sara: progresistas, positivos, que creen en el valor de la autonomía personal.
Vagabundo: joven, de “aspecto casi normal”.
Julia: su mejor amiga, la compañera de juegos.

Temas que podemos resaltar y comentar de este relato:
Soledad: La soledad recién estrenada de la protagonista, el miedo a lo desconocido.
Miedo: El miedo de la hija, como tema que va tomando más presencia, se extiende a los padres. El miedo a lo cotidiano, a lo que se escapa del canon establecido, al que vive al margen de la sociedad.
Asombro, curiosidad: generados por las perspectivas nuevas que le dan conocer al vagabundo.
Comunicación: la familiar, de la niña con los padres, de los padres entre ellos. La particular y atípica de la niña con el mendigo.
¿Acoso?: por parte del mendigo a la niña. Vigilancia obsesiva de la niña al mendigo.
La libertad y la falta de ella.
Paso a la preadolescencia: proceso de introspección de la niña que la va sumergiendo en la preadolescencia, ahora ve cosas que la irritan. Sara ya mantiene secretos con su mejor amiga, con los chicos de la pandilla y con sus padres.
La calle: como inicial lugar de juegos con Julia y Chi_Huei. El abuelo de Julia, judío, las vigila desde el Kiosco, el padre de Chi-Huei, desde el asador. No hablan entre ellos ni los padres de Sara tampoco. Acuerdo tácito de vigilancia de los menores. No se les menciona en este relato, no vemos que haya comunicación ni interacción entre ellos.
Luego el barrio, con sus límites infranqueables. Más tarde el vértigo de adentrase en el resto de la “ciudad prohibida”: el barrio viejo…

¿Qué os parece? ¿Podéis encontrar algún tema más que se pueda resaltar?

¡Esperamos vuestros comentarios!

‘La ciudad feliz’ de Elvira Navarro

Elvira Navarro (Huelva, 1978) estudió Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. En 2004 ganó el Certamen de Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Madrid, y entre 2005 y 2008 disfrutó de una beca de creación en la Residencia de Estudiantes. Ha publicado dos libros complementarios: La ciudad en invierno (Caballo de Troya, 2007) y La ciudad feliz (Mondadori, 2009) [que leeremos en estos días], así como la novela La trabajadora (Random House, 2014). Su obra ha sido merecedora del XXV Premio Jaén de Novela y del IV Premio Tormenta al mejor nuevo autor, y recibió la distinción de Nuevo Talento Fnac. Elvira Navarro es también autora del blog Periferia, un work in progress sobre los barrios de Madrid que explora los espacios limítrofes e indefinidos. En 2010 fue incluida en la lista de los 22 mejores narradores en lengua española menores de 35 años de la revista Granta. En 2013 fue elegida una de las voces españolas con mayor futuro por la revista El Cultural. Su obra ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, sueco, italiano, turco y árabe.

Ha colaborado con revistas como El Cultural de El Mundo, Ínsula, Letra Libres, Quimera, Turia o Calle 20, y con los diarios Público, eldiario.es y El País. Ejerce la crítica literaria en Qué Leer, Revista de Libros y en el blog La tormenta en un vaso, e imparte talleres de escritura.

La obra que leeremos durante este mes, La ciudad feliz, se compone de dos novelas cortas interconectadas por sus personajes protagonistas, Chi-Huei y Sara.
Empezamos con la primera historia llamada “Historia del restaurante china La Ciudad Feliz”. Esta primera parte, como indica en su crítica Carmen Fernández Etreros (Literaturas.com) “nos presenta a un niño, Chi-Huei, que es trasladado de China a España, donde su familia ha abierto un restaurante-asador de pollos. Para Chi-Huei, que ha vivido los últimos años en una zona alejada de China al cuidado de su tía Li, resulta complicado adaptarse a nuestro país, a la ciudad, a nuestra lengua, a nuestros estudios. Y además también le resulta difícil comprender a su propia familia con la que empieza a convivir: a ese poder omnipotente de su abuelo sobre toda la familia, a la falta de unión familiar salvo para trabajar y ganar dinero… Una familia que trabaja todos los días pensando en que volverán a su país con dinero suficiente para ser considerados como triunfadores para sus compatriotas. Y Chi-Huei, sin embargo, asiste al mismo tiempo a la infancia diferente de sus amigos del colegio y del barrio, a sus juegos diarios en las calles, a sus salidas en pandilla…”

Nos sumamos a las palabras de Carmen y os invitamos a conocer esta ciudad desde la visión de sus protagonistas preadolescentes, directa, fresca y diferente.

¡Esperamos vuestros comentarios!