“La ciudad feliz” de Elvira Navarro

Trafico nocturno en una calleLa orilla.
Este segundo relato que compone la obra que leemos tiene como protagonista a Sara, niña amiga de Chi- Huei que ya hemos conocido en el primer relato.
Narrado en primera persona, Elvira Navarro nos sitúa en el prisma de esta niña: sus miedos, sus inquietudes, sus deseos. El ambiente familiar permisivo y casi idílico en el que se ha criado se vuelve turbio después del incidente de la chica con un joven mendigo del barrio. El equilibrio familiar se rompe, la mentira con su presencia enturbia las relaciones entre los padres y la hija.

Personajes:
Sara: la protagonista.
Los padres de Sara: progresistas, positivos, que creen en el valor de la autonomía personal.
Vagabundo: joven, de “aspecto casi normal”.
Julia: su mejor amiga, la compañera de juegos.

Temas que podemos resaltar y comentar de este relato:
Soledad: La soledad recién estrenada de la protagonista, el miedo a lo desconocido.
Miedo: El miedo de la hija, como tema que va tomando más presencia, se extiende a los padres. El miedo a lo cotidiano, a lo que se escapa del canon establecido, al que vive al margen de la sociedad.
Asombro, curiosidad: generados por las perspectivas nuevas que le dan conocer al vagabundo.
Comunicación: la familiar, de la niña con los padres, de los padres entre ellos. La particular y atípica de la niña con el mendigo.
¿Acoso?: por parte del mendigo a la niña. Vigilancia obsesiva de la niña al mendigo.
La libertad y la falta de ella.
Paso a la preadolescencia: proceso de introspección de la niña que la va sumergiendo en la preadolescencia, ahora ve cosas que la irritan. Sara ya mantiene secretos con su mejor amiga, con los chicos de la pandilla y con sus padres.
La calle: como inicial lugar de juegos con Julia y Chi_Huei. El abuelo de Julia, judío, las vigila desde el Kiosco, el padre de Chi-Huei, desde el asador. No hablan entre ellos ni los padres de Sara tampoco. Acuerdo tácito de vigilancia de los menores. No se les menciona en este relato, no vemos que haya comunicación ni interacción entre ellos.
Luego el barrio, con sus límites infranqueables. Más tarde el vértigo de adentrase en el resto de la “ciudad prohibida”: el barrio viejo…

¿Qué os parece? ¿Podéis encontrar algún tema más que se pueda resaltar?

¡Esperamos vuestros comentarios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s