La biblioteca de los libros rechazados

Las tres partes que hemos leído es como el preámbulo de lo que vendrá después. Nos va situando, aunque también jugando con nosotros.

En la primera, se nos presenta el lugar donde va a ocurrir la historia, Crozón  y  los primeros personajes: Gourvec, el bibliotecario que con su iniciativa, según Foenkinos,  y basada en una idea americana, “la Biblioteca Brautigan“, ha dado pie a esta historia.

También aparece Magali, su ayudante y que más tarde con la muerte del bibliotecario se convertirá en la bibliotecaria oficial.

En la segunda, la acción transcurre en París y Crozón y aparecen dos personajes esenciales para la historia: Delphine Despero, la editora que descubre el manuscrito y Frédérick Koskas, el escritor fracasado que al convertirse en su pareja la acompaña de vacaciones a la Bretaña.

En la tercera, que también transcurre en Crozón, nos encontramos con Madeleine Pick, viuda de Henri Pick, supuesto autor del manuscrito encontrado por Delphine y Frédérick.

Y ahí, por todos lados está  Richard Brautigan, que seguirá apareciendo a lo largo de la obra, por eso aquí tenéis el enlace de sus obras en las bibliotecas de Castilla y León , por si queréis leer algo de él.

También se cita  a otros autores, libros, personajes,…,  de todos los cuales encontrareis el enlace a nuestras bibliotecas: Pushkin  . Oblómov de Goncharov. El barón rampante de Calvino; HHhH de Laurent Binet.  La posibilidad de una isla de Houellebecq.  El paseo de  Walser. El topo que quería saber quien se había hecho aquello en su cabeza. 

Hacen el paralelismo del encuentro de la obra de Henri Pick con Vivian Maier, una fotógrafa estadounidense  que su obra se conoció después de muerta

 

 

Vemos que a Gourvec, el bibliotecario, al presentárnoslo, por su aspecto y modo de vida algo huraña, nos podría parecer frío, indiferente, lejano, raro y resulta que era todo lo contrario: entrañable, cercano, próximo. Se le ve un buen profesional y que lo más importante para él son los usuarios. ¿Cuántas veces juzgamos a las personas por su aspecto o modo de vida?. Tenemos que profundizar más y no quedarnos con las apariencias.

“…sabía escuchar, puesto que sabía leer,…”. Me ha parecido precioso lo que se nos atribuye a los que leemos. Intentaremos que así sea.

Vosotros, en vuestras bibliotecas, ¿os sentís como Gourvec hacía sentir a sus lectores: específicos, únicos,..? ¡cuánto nos gustaría a los bibliotecarios que así fuera!. Incluso logró ,que alguien como Magali, que no la interesaban especialmente los libros, pero sí el trabajo, se convirtiera en una profesional de la biblioteca.

Foenkinos, en una nota, hablando de Brautigan, dice que se podía haber creado “la biblioteca de los invisibles”. Yo conozco una con algo parecido. Los libros que nunca se han leído en esa biblioteca, aparecen con un gomet amarillosto, estos libros se encuentran entre sus compañeros, y de ver que a ellos nunca los sacaron del estante para leerlos, les ha dado una urticaria amarilla por la envidia, de ahí el gomet amarillo. Sabemos, que al aparecer así, algunos usuarios se han interesado por el tema, y por fin, a algunos les ha desaparecido la urticaria. ¡Cuántos libros hay en nuestras bibliotecas que están en esa situación! ¡Podíamos interesarnos por ellos y seguro que nos llevamos sorpresas!

Delphine, una chica joven,  moderna, ambiciosa y que se la ve como una trabajadora que amaba y disfrutaba con su trabajo. “Esa había sido la educación que sus padres habían intentado darla para que se entusiasmara, se interesara, se maravillara” ( otra de esas frases lapidarias de Foenkinos)

Fréderick, ese escritor novel que aparentemente iba a tener todo y se quedó en nada, bueno, profesionalmente hablando, pues personalmente ese libro que fue un fracaso le cambió la vida. ¡Cuántas veces nos ocurre como a él! De algo malo aparentemente, surge algo mejor.

¿Y Madeleine? Esa viejecita de pueblo, genuina, clara, que ha asumido y se ha acostumbrado a vivir su viudedad y que de repente le dicen:  ¡ su marido ha escrito un libro!.  Él, que según ella, “no leía nunca nada, no siendo la programación de la tele”. ¡Cuántas sorpresas nos puede deparar la vida!

Bretaña, la región donde ocurre nuestra historia, es muy parecida a nuestra Asturias o Galicia, no solo en el paisaje ,sino también en la gastronomía. Y en Bretaña son típicos dos postres: los crêpes, que son dulces y las galettes, que son saladas. Estas son más parecidas a las pizzas, por eso posiblemente en el libro aparezca Henri Pick como maestro pizzero.

Es tal el parecido a nuestras tierras ,  que en un momento compara el hecho de ir a llevar los libros a la biblioteca de Crozón ( comuna perteneciente al departamento de Finisterre) , como la peregrinación en versión literaria del de Santiago.

Aquí tenéis unas fotografías de Crozón, Morgat (donde residían los padres de Delphine) y por supuesto, de la biblioteca de Crozón , llamada Henri Queffélec , en homenaje a un escritor francés  Gran Premio de la Academia Francesa. Debe ser como nuestro premio Cervantes

Nota: Las imágenes tienen insertadas  información

 


 

 

 

 

Como veréis , allí se paga por ser socio de la biblioteca. Y aunque es un lugar pequeño, trabajan varias personas, formando el equipo de la biblioteca. Unos son trabajadores pagados por el ayuntamiento y otros voluntarios.

 

 

 

 

Y todos los años , el primer fin de semana de agosto, celebran un festival del música: “Festival du Bout du Monde”

Y para esta semana a leernos las partes 4,5 y 6

La Biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos

Mes de agosto. Mes de vacaciones por excelencia, pero el club de lectura virtual no cierra por vacaciones. Aquí continuamos para quien quiera acompañarnos en las lecturas.

El libro que hemos elegido, La biblioteca de los libros rechazados de David Foenkinos, es una lectura  no muy extensa (288 páginas), muy sencilla, refrescante, con humor, intriga y muchas sorpresas. Nada es lo que parece

Está contado en tercera persona.

Recorre todos los ámbitos del mundo del libro:edición, crítica, escritura, marketing, comerciales, librerías …y también,  biblioteca y bibliotecarios.

Vais a ver que además se citan a muchos autores y sus libros

Tiene dos ejes:

  • La existencia de una biblioteca que acoge originales rechazados por las editoriales
  • El misterio de uno de estos textos, descubierto por una editora parisina y como esto trastoca la vida de todos.

Si queréis saber algo más del autor

Entrevista con motivo de la publicación de este libro

Otras obras de David Foenkinos  (pinchando en ellas, veréis en que bibliotecas se encuentran)

 

 

                                

 

 

 

 

                                                      

 

Como el libro está dividido en 9 partes , esta semana, podemos leer las tres primeras. En ellas aparecen la mayoría de personajes de la obra y los lugares en los que está ambientada

Comienza así:

En 1971, el escritor norteamericano Richard Brautigan publicó The Abortion[1]. Se trata de una intriga amorosa bastante peculiar entre un bibliotecario y una joven de cuerpo espectacular. Un cuerpo del que esta es víctima, por decirlo de alguna manera, como si la belleza estuviera maldita. Vida, que así se llama la protagonista, cuenta que un hombre se mató al volante por culpa suya; subyugado por aquella transeúnte pasmosa, sencillamente se olvidó de que iba conduciendo. Tras el batacazo, la joven echó a correr hacia el coche. Al conductor, ensangrentado y agonizante, solo le dio tiempo a decir, antes de morir: «Qué guapa es usted, señorita».

A decir verdad, la historia de Vida nos interesa menos que la del bibliotecario. Pues en él reside la peculiaridad de esta novela. El protagonista trabaja en una biblioteca que acepta todos los libros que han rechazado las editoriales…

Continuar con la lectura…Habrá muchas sorpresas

 

 

 

Imposible no subrayar

La lectura de un libro como “Tierra sonámbula” es cierto que no nos cambia la vida, pero con la cantidad de historias que contiene y expresadas en un lenguaje propio y tan cercano al lenguaje oral, al de la narración, desde luego que, leerlo, leer “Tierra sonámbula” sí que nos ayuda a fijar nuestra visión del mundo africano mozambiqueño.

Libros como este, como toda la literatura, nos transmiten ficción pero envuelta de la manera que lo hace Mía Couto, sí que influyen en esa apreciación de una realidad que desconocíamos y a la que nos hemos acercado por primera vez. Y ese acercamiento lo hemos hecho también, con lápiz y papel. Porque es imposible no ir subrayando, anotando, “abismaravillándonos” primero con las palabras y más tarde con frases enteras a las que hemos vuelto una y otra vez. No es un libro de frases, es que esas frases son las que adecuan la ficción a la realidad, realidad muy dura y cruel que sin esas visiones un tanto oníricas serían, según qué casos en el texto, insoportables.

Frases que nos acercan a todos los órdenes de las relaciones humanas y a las que hemos querido dar un espacio propio en este blog. Por eso hemos hecho una selección, selección incompleta claro está, para que nos puedas ayudar a irla completando.

Finalmente, un deseo: que la lectura de “Tierra sonámbula” nos haya ayudado a moldear nuestra sensibilidad como lectores.

Disfrutadlas:

“Hay mujeres que son lluvia y otras relente”

“Me gustan los hombres que no tienen raza”

“Nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces”

“No es el destino lo que cuenta sino el camino”

“El suelo de este mundo es el techo de un mundo más por bajo y sucesivamente hasta el centro donde vive el primero de los muertos”

“La población no se comporta civilmente en presencia del hambre”

“La felicidad solo cabe en el vacío de la mano cerrada”

“La felicidad es una cosa que los poderosos crearon para ilusión de los más pobres”

“Un estremecimiento le escalofrió la tristeza”

“Ningún río separa, antes cose los destinos de los vivientes”

“Inteligente es el mar que en lugar de la pelea prefiere abrazar el peñasco”

“Quien duerme en el regazo de otro pierde el alma, los sueños no encuentran sus respectivos dueños cuando hombre y mujer duermen entrelazados”

“Quien vive en el miedo necesita un mundo pequeño, un mundo que puede controlar”

“Tiene que haber guerra y muerte para autorizar el robo”

“son nuestro ojos quienes hacen lo bello”

“Puede acabar en el país Kinzou, pero para nosotros, dentro de nosotros esta guerra no va a terminar nunca más”

“Las riquezas son como la sal, sólo sirven para condimentar”

“En el fondo de la letrina no puede haber guerra limpia”

“La guerra es una culebra que usa nuestros propios dientes para mordernos. Su veneno circulaba ahora por todos los ríos de nuestra alma”

“El sueño es el ojo de la vida”

“Su estado se fue reduciendo hasta convertirse en menos que una lástima” pag 30

“Su voz se arremolinaba clamando para que se respetasen los árboles…..y siguiente

“Nací en un tiempo en el que el tiempo no sucede”

“Quien construye la casa no es quien la ha levantado sino quien en ella vive”

“Tener patria es eso que estás haciendo ahora, saber que vale la pena llorar”

“Se quedaron masticando el tiempo”

“Los soldados tienen la función de no morir. Nosotros somos el suelo de unos y la alfombra de otros”

“La muerte sólo enseña a matar”

“Quien no tiene amigo es porque viaja sin equipaje”

“El hambre cuando muerde nos hace fieras”

“En el fondo todos queremos en el pecho el nudo de otro pecho, el devolver de la mitad que perdemos al nacer”

“El padre era un hombre para ser dejado”

“El mundo no tiene ninguna utilidad; la felicidad sólo cabe en el lado de la mano cerrada”

“Quería atar la tristeza con el hilo de sus lágrimas”

“La guerra hace que acontezca una cosa: todo se va volviendo verdad”

“La gente va llegando a la muerte como un río disminuye en el mar: una parte está naciendo y, simultáneamente, la otra se asoma en el sinfín”

“El hombre es como la casa: debe ser visto por dentro”

“En toda la sabana el suelo está echado, sin respirar”

“Mucha gente, creyendo estar en la dirección certera, nace ya equivocada”

“La miseria se cura con saciedades”

“El mejor lugar para el vivo es esconderse en medio de un entierro”

“La muerte, finalmente, es una cuerda que nos amarra las venas. El nudo está ahí desde que nacemos. El tiempo va tirando de las puntas de la cuerda, estancándonos poco a poco”

“Con una puta gastamos el bolsillo, no el pecho. En una puta nunca ponemos el corazón”

“Riendo las alegrías suceden”

“En tierra de ciegos quien tiene un ojo se queda sin el”

“Al final, en medio de la vida, siempre se hace la inexistente cuenta: ¿tenemos más ayeres o más mañanas?”

Mitos y realidad: narración en círculos

Ya hemos indicado en la primera entrada en el blog que la historia de “Tierra sonámbula” se podría resumir con el descubrimiento por parte del viejo Tuhair y el niño Muidinga de un machimbombo (autobús) quemado, que además de servirles de refugio, entre sus restos encuentran una maleta abandonada que contiene un cuaderno, los diarios de Kindzu gracias a los cuales se convierten en testigos de una vida ajena que reviven al ser leída.
Esto convierte la lectura del libro en una doble narración: por una parte la historia de Muidinga, abandonado a su suerte y recogido por Tuhair; y por otra la de Kindzu y las odiseas que le suceden con el trasfondo de un amor inmenso hacia Farida. Todo ello encuadrado en plena guerra civil de Mozambique que tras su independencia de Portugal en 1975 se mantuvo hasta 1992.
Una doble narración de personajes que se complementa igualmente con una narración en círculos: Muidinga y Tuhair vuelven una y otra vez al machimbombo y el relato, que comienza con la maleta perdida, termina mostrándonos su orígen y su historia. Un texto con fronteras casi invisibles entre realidades y ficción que nos sumerge en la tradición oral con la que enmascara el sufrimiento que infringe y que se infringe el ser humano en situaciones de caos en las que igual que nos asombra la codicia y el horror nos “abismaravillan” historias de amor fascinantes. 
“La guerra es una culebra que usa nuestros propios dientes para mordernos. Su veneno circulaba ahora por todos los ríos de nuestra alma” 
Y es que en el fondo todos los personajes son unos perdedores.  El único “ganador” es Muidinga que recupera su memoria, y esto de manera inconsciente, a través de los diarios. Si no fuera por estos sueños oníricos en los que no distinguimos realidad de ficción la guerra en toda su crudeza se impondría.
Sin embargo en este maravilloso caos narrativo los papeles femeninos son papeles centrales. En un mundo como el que se nos presenta son ellas las que sostienen el entramado de relaciones, más con lo que ven y callan que con lo que cuentan porque ya nos señala Couto en el libro que “Los niños y las mujeres: esos son quien cargan más desgracia”.
Y dentro de los personajes  femeninos  el papel de Farida y el amor con y de Kindzu. No es una relación al uso, eso es evidente , pero ¿a quién no le gustaría ser protagonista de un amor así? ¿a quién no le gustaría ser depositario de una confianza de tal calibre? Quizás una relación tóxica, sí, pero real dentro la soledad absoluta de Farida. Relación con más contraste ya que las historias protagonizadas por los personajes masculinos, en general, son despreciables. Incluida la relación entre Tuahir y Muidinga.
¿Cual es tu personaje femenino favorito? ¿Quizás Carolinda? ¿Euzinha la viuda y casi madre protectora? ¿Donha Virginia y su estrategia de distraer la atención de sí misma? ¿Nos ayudas a cerrar este círculo?