Poetas #100: Marcos Ana

Mayo, mes de las flores, y en nuestro club de lectura, el de la poesía. Poesía que llega de la mano de cuatro grandes poetas que nacieron hace ahora cien años: Marcos Ana, Charles Bukowski, Idea Vilariño y Mario Benedetti. Cada lunes, durante este mes, sus poemas serán los encargados de acompañarnos en estos días raros y su lectura, el mejor homenaje.

MARCOS ANA (1920 –  2016)

Mi pecado es terrible;
quise llenar de estrellas
el corazón del hombre.

En la prisión de Porlier (Madrid, 1939)

Soy salmantino. Nací el 20 de enero de 1920, en la pedanía de San Vicente, del municipio de Alconada, pero vivíamos en Ventosa del Río Almar, una pequeña aldea de la provincia de Salamanca, en el seno de una familia pobrísima de jornaleros del campo. Mis padres, Marcos y Ana, eran gente noble y sencilla, esclavos de una tierra que no les pertenecía. (“Decidme cómo es un árbol: memoria de la prisión y la vida”, 2007)

 

Fue el preso político que más tiempo pasó en las cárceles franquistas. Y es aquí, en la cárcel, donde se hace poeta.

Fue en una celda de castigo donde inicié una creación adolescente y temblorosa. Los amigos me pasaron lecturas, introduciendo en mi petate unas hojas suelta con poemas de Alberti, Neruda, Machado… Los leía y releía mil veces. Me los aprendí de memoria y me los recitaba en voz alta, llenando de ritmo y de imágenes la soledad y el silencio de mi celda. Y en aquel clima, comencé a escribir, o a construir memorizando, sin apenas conocer la carpintería del poema, dejándome llevar por una cadencia musical que subía de mí mismo. (“Decidme cómo es un árbol: memoria de la prisión y la vida”, 2007)

Pero nada mejor que su poesía para contar su vida:

Mi vida
os la puedo contar en dos palabras:
Un patio
Y un trocito de cielo por donde, a veces, pasan
una nube perdida
y algún pájaro huyendo de sus alas ("Mi vida")

Permaneció encarcelado durante 23 años ininterrumpidos: entró con 19 y salió con 42

Decidme cómo es un árbol
decidme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros

Habladme del mar. Habladme
del olor ancho del campo.
De las estrellas. Del aire.

Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves,
como la choza de un pobre.

Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor, no lo recuerdo.

¿Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?

¿O solo queda esta fosa,
la luz de una sepultura
y la canción de mis losas?

Veintidós años... Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su olor, su aroma... 

Escribo a tientas: "el mar", "el campo"...
Digo bosque y he perdido
la geometría del árbol. 

Hablo, por hablar, de asuntos
que los años me borraron.

(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario) (Poema: "¿La vida?")

El 17 de noviembre de 1961 sale de prisión.

No recuerdo la sensación de calor o frío, de oscuridad o luz que tuve al salir de la prisión. Iba en una nube, inadaptado y feliz… Me fui con lo puesto. Solo me llevé conmigo el Canto general, de Pablo Neruda, camuflado tras las tapas y las primeras páginas de un libro de versificación religiosa. (“Decidme cómo es un árbol: memoria de la prisión y la vida”, 2007)

Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.

Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
el rojo pan de la aurora;
la luna mi dulce amante.

Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales,
ni la golondrina el vuelo,
ni el amor sus labios. Nadie.

Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos
el sol y el aire. (Poema: "Mi casa y mi corazón (sueño de libertad)")

Su poesía ha sido calificada de poesía de trinchera, caracterizándose por la fuerza de la convicción, la sentida sinceridad poética, la angustia y el miedo del hombre en el presidio.

Ya ni el sueño me lleva
hacia mis libres años.
Ya todo, todo, todo,
-hasta en el sueño- es patio.

Un patio donde gira
mi corazón, clavado;
mi corazón, desnudo;
mi corazón, clamando;
mi corazón, que tiene
la forma gris de un patio.
(Un patio donde giran
los hombres sin descanso)(Fragmento de: "Mi corazón es patio")

El 24 de noviembre de 2016 fallece en Madrid a los 96 años.

Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo
buscad en las soledades
del muro mi testamento
al mundo le dejo todo,
lo que tengo y lo que siento,
lo que he sido entre los míos,
lo que soy, lo que sostengo:
una bandera sin llanto,
un amor, algunos versos... (Fragmento de: "Pequeña carta al mundo")

marcos-ana-17-07-18-webPara saber más de Marcos Ana:

2 comentarios en “Poetas #100: Marcos Ana

  1. Hola, Marisa:

    “Poetas #100” en realidad no corresponde al título de un libro, es el titulo que hemos creado para agrupar a los cuatro poetas que durante este mes os iremos presentando y de los que se cumplen ahora 100 años de su nacimiento.

    Si quieres conocer más sobre la vida de Marcos Ana te recomendamos dos autobiografías:
    – “Decidme cómo es un árbol” (Umbriel, 2007)
    – “Vale la pena luchar” (Espasa, 2013)

    Si te apetece leer algo más de su poesía puedes ir a:
    https://www.elviejotopo.com/topoexpress/poemas-escogidos/
    https://poemas.yavendras.com/marcos-ana/

    También en estos vídeos encontrarás al poeta recitando dos de sus poemas más famosos:
    “Decidme cómo es un árbol”: https://www.youtube.com/watch?v=VOhalAXDBeY
    “Mi corazón es patio”: https://www.youtube.com/watch?v=2vDuRXjYw4g

    ¿Te han gustado? ¿Sueles lees poesía?

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s