LA RUBIA DE OJOS NEGROS Una historia con dos padres

 

La originalidad de la novela que vamos a leer y comentar en nuestro  club de lectura reside en que ha sido concebida por la imaginación y el talento de dos magníficos escritores: Raymo1491210180402nd Chandler y Benjamin Black. El primero es considerado el padre de la novela negra, un tipo de relato genuinamente estadounidense que instaura definitivamente el paradigma del género. El  segundo  corresponde al seudónimo del irlandés John Banville, autor que ha sido distinguido con los más prestigiosos premios del ámbito literario: e1491210667481l Booker en 2005, el Franz Kafka en 2011, y el Princesa de Asturias en 2014, un galardón que actualmente es el más reconocido de las letras españolas. John Banville escribe historias profundas, intimistas y de gran belleza formal como El mar, en las que el lector se reconoce, deleita y crece. Como Benjamin Black, es el creador de Quirke, un melancólico, sensible  y sagaz forense que investiga crímenes en el Dublín de los años 50, cuya  nebulosa humedad casi podemos tocar.

La novela negra nace en los EEUU tras la Primera Guerra Mundial, y evoluciona desde el relato de “crímenes y misterio”-cuyo fin es el entretenimiento de  las clases populares- hacia otro tipo de historias donde la resolución de los crímenes pasa a ser algo secundario para interesarse por representar de forma realista una sociedad en la que el dinero y el poder se imponen a cualquier valor moral y ético. Además  prioriza la calidad y belleza formal del relato, pues  como Chandler puntualizó “lo importante no era quién fuera el asesino sino lo bien escrita que estuvieradescarga la novela”. Interesa precisar estos conceptos en un tiempo de artificio y mixtificación donde todo se mezcla: el delito,el suspense, el misterio, la intriga y  las tretas narrativas de los best-seller. El calificativo “negra” responde a dos casualidades: su publicación en la revista Black Mask en EEUU (1930), y en la colección Série Noire (1945) de la editorial Gallimard, francesa. Aunque algunos también señalan las connotaciones del adjetivo con los ambientes sombríos y dañinos donde acontecen las historias.

Y finalmente explicamos la razón del subtítulo de esta entrada. Es muy raro que un escritor  acepte imitar o ser imitado por otro, pero en este caso así ha sucedido. Hay que señalar que Benjamin Black siempre ha expresado con entusiasmo su admiración por Chandlerdescarga (1), al que considera maestro y excelente modelo, lo que se evidencia en la elección del nombre y apellido de su personalidad ficticia: Benjamin (hijo menor), Black (negro). El agente de ambos escritores propuso resucitar el estilo, la temática y la atmósfera de las novelas de Chandler, así como a su detective Philip Marlowe, y  las dos partes estuvieron de acuerdo. De esta forma, los que ya conocen a Raymond Chandler y han disfrutado de sus novelas, tienen la oportunidad de seguir haciéndolo con una nueva historia, que lo imita pero también lo regenera y explica. Los que no lo han leído van a encontrarlo en esta  novela que reinventa y evoca el pasado recreándolo de una forma bellísima y  personal. Con La rubia de ojos negros, nos enamoramos de los dos escritores, pues en esta vivencia nos divertimos con el humor de la novela y admiramos su lenguaje sencillo pero de gran  sutileza y eficacia narrativas. Los dobles sentidos, la ironía, la perfecta estructura donde todo cobra sentido, y mucho más que descubriremos, son algunos de los valores de este notable experimento.

Adelantamos que la narración discurre con elegante parsimonia, deteniéndose en  detalles que desprenden emoción, sensibilidad y cierta dosis de cinismo, además de algunos guiños metaliterarios que esperamos hagan de este proceso literario y comunicativo algo muy especial.

Anuncios

Un comentario en “LA RUBIA DE OJOS NEGROS Una historia con dos padres

  1. Pilar dijo:

    Me ha encantado el inicio de “La rubia de ojos negros” y me ha transportado a las películas americanas de detectives. Es como si estuviera sentada en el cine viendo “Farewell, My Lovely”(1975), que por cierto, es la adaptación de la novela homónima de Raymond Chandler publicada en 1940. Una misión del detective Philip Marlowe al que interpreta Robert Mitchum. ¡Disfrutemos de la novela negra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s