Lo olvidado

Como si de la magdalena de Proust se tratara, el hecho fortuito de reconocer a un hombre en una de las páginas amarillentas de los periódicos guardados, hará también recordar a la narradora  “lo olvidado”.

Entramos así en una segunda parte con claro protagonismo de la hija.

Una fotografía de la portada capta el momento en que varios diputados salen del Congreso la mañana del 24 de febrero de 1981, después del golpe de Estado fallido. Reconoce a Pedro, un compañero de Residencia de su madre, al que siempre saluda, “el de los  puzles”.

Será ella la que recuerde, a partir de este momento, su vida, ofreciéndole al lector una crónica de los acontecimientos políticos y sociales de la España de la Transición, mezclados con los recuerdos de su infancia y juventud.

A través de Internet busca la verdadera identidad de Pedro (nombre tras el quieren ocultar a un político importante). Será en el mundo virtual donde encuentre su pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s