“La musa oscura”. Filosofando

Ética y moral ¿van siempre unidas a la religión? En el libro se exponen opiniones contrarias: Goesdche  dice “la posesión de intelecto humano no siempre conlleva el sometimiento al dictado de la ética y la moral. Es, en cambio, la religión la que nos prescribe fundamentalmente qué debemos o no debemos hacer”

Más adelante, Fanny Lewald  expone: “no es cierto que el ateísmo no conozca moral […] De ningún modo debemos nuestra moral a la religión. Cada uno de nosotros decide por sí mismo lo que debe considerarse bueno o malo. Esta intuición moral es una suerte de brújula que, al parecer, forma parte de nuestros atributos biológicos”

Rebatiendo este argumento, Hedwig Lembke (carabina de Filine) expresa “Puede que eso sea cierto para usted, que vive en un entorno intachable…Pero quíteles la fe a las personas tiranizadas y empobrecidas y les estará quitando todo lo que les queda”

Los lectores no paramos de hacernos preguntas:

¿Existe la moral y la ética sin religión? ¿La moral y la ética son hijas de la educación? Entonces, ¿por qué carece de ella el profesor Goltz?

Pongamos nuestra mirada en otro personaje, el pastor Gottfried Sternberg, padre de Filine, un hombre dedicado al estudio de las sagradas escrituras, biógrafo de Santo Tomás. Si Goltz era el prototipo de hombre cultivado, éste es el prototipo de hombre religioso y no parece que ni uno ni otro tenga ningún escrúpulo en actuar amoralmente.

El bien y el malescuela_de_atenas

Öhri introduce en la novela la leyenda del Anillo de Giges. Según el mito, las personas sólo son justas por miedo al castigo de la ley o por obtener algún beneficio por ese buen comportamiento. Si fuéramos “invisibles” a la ley como Giges con el anillo, ¿seríamos injustos por naturaleza? Fue Platón quien primero planteó esta cuestión incorporando este mito en su obra La República.

Este planteamiento enlace con la idea del bien y del mal.  Como en la novela, los personajes se clasifican entre los que apoyarían el mito de Giges y los que seguirían a Rousseau en su idea de que el hombre es bueno por naturaleza.

El personaje que encarna en sí mismo esta dualidad es, sin duda, el comisario Bissing. Un hombre del lado de la ley, que actúa al margen de ésta siempre que le interesa, lo vimos en el caso de los “dibujos” que le encarga a Julius y lo veremos al final del libro con consecuencias irreparables. Pero es curioso cómo, a pesar de todo, actúa según se espera de él en los convencionalismos imperantes de la época.

Para finalizar. ¿Qué papel tiene la historia de amor de Julius y Filine? La trama del libro acaba en la propia novela, pero queda pendiente el destino de Filine. Esta historia quiere ser el denominador común de una serie de historias protagonizadas por el ocasional detective Julius Bentheim. El autor construye un andamiaje que soporte al personaje principal y crea una subtrama que enganche al lector con la próxima entrega.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s