Herejes. Embarcamos en el Saint Louis

Como os comentábamos en la anterior entrada del blog, la novela “Herejes” es un tríptico perfecto en el que, con varios hilos conductores, vamos a ir recorriendo distintos tiempos y lugares.

Algunos de esos elementos que vertebran la novela y que hacen de ella una genial mezcla de novela policíaca e histórica aparecen desde el primer momento. Padura recurre a la figura de su personaje fetiche, el investigador, ex-policía y bibliófilo Mario Conde, para trasladarnos en la primera parte de la novela a Cuba, a La Habana e introducirnos la historia.

saint ouis

En 1939 el transatlántico S.S. Saint Louis estuvo fondeado varios días frente a La Habana. En él buque viajaban 900 judíos que tenían la esperanza de encontrar en Cuba un lugar del que escapar de la barbarie nazi.

Ver: Historia del SS Saint Louis en la “Enciclopedia de Holocausto”

El viaje de los malditos, es una adaptación cinematográfica de 1976 en la que podemos profundizar en la historia del traumatico viaje de ida y vuelta de este buque entre Hamburgo y La Habana. Película disponible en varios puntos de la Red de Bibliotecas de Castilla y León: “El viaje de los malditos”

Apoyándose en este hecho histórico, desconocido para muchos, olvidado en la memoria colectiva de los cubanos (tal como reconoce el propio Padura) arranca la trama de Herejes:

La familia del niño Daniel Kaminsky, el otro protagonista de esta primera parte de la novela y que esperaba en la orilla con su tío Joseph, tenía un as en la manga para conseguir quedarse: un pequeño lienzo de Rembrandt que había pasado de generación en generación y que viajaba en el Saint Louis junto a sus padres y hermana y con el que tenían la esperanza de comprar a las autoridades cubanas. Pero nada salió bien, los judíos fueron enviados de regreso a una muerte segura en Europa y el cuadro desapareció.

retrato

“Cabeza de Cristo” Pintura de Rembrandt que viajaba con la familia Kaminsky en el Saint Louis y que se convierte en objeto vertebrador de la novela.

En 2007, un descendiente de aquellos judíos, el norteamericano Elías Kaminsky, pide a Mario Conde que averigüe qué ha sucedido con el lienzo  que, misteriosamente, acaba de aparecer en subasta en Londres. La novela coge a partir de este momento un ritmo trepidante, contándonos la historia de sufrimiento del pueblo judío, su diáspora, mezclada con la narración de la desesperación de los cubanos, de la avaricia y la desdicha.

¿Por qué Herejes?…. Padura nos lo explica: Admira más a los herejes que a los ortodoxos porque buscan la libertad, luchan por conseguirla. Y en la novela nos encontramos con gente que lucha por conseguir, en sus diferentes ámbitos, esa ansiada libertad,  rompiendo con la ortodoxia. Le pasa a Daniel Kaminsky, le sucede a Mario Conde, le ocurre a Joseph Kaminsky al que su herejía en forma de venganza le impedirá encontrar la paz eterna … y nos encontraremos más “herejes”, al estilo Padura, en esta gran novela.

Cuba, la otra realidad de la novela

Es difícil encontrar en la red testimonios de Leonardo Padura sobre la realidad cubana, siendo reacio incluso a mostrar en entrevistas y escritos su postura sobre la realidad política y social del país caribeño, pero en sus novelas, y particularmente en “Herejes” podemos vislumbrar de boca de sus protagonistas cubanos, sobre todo de Mario Conde, la opinión del escritor:

…“A sus 54 años cumplidos Conde se sabía un pragmático integrante de la que años atrás él y sus amigos calificaran como la generación escondida, los cada vez más envejecidos y derrotados seres que, sin poder salir de la madriguera habían evolucionado, (involucionado, en realidad) para convertirse en la generación más desencantada y jodida dentro del nuevo país que se iba configurando. (…) Apenas les quedaba el recurso de resistir como sobrevivientes”.

otra cita:

…“Coño, Manolo, me parece que voy a cumplir cien años. No entiendo ni timbales. Tanto que nos jodieron la vida con, el sacrificio, el futuro, la predestinación histórica y un pantalón al año, para llegar a esto…”

Y con esto, casi sin querer desvelaros mucho más de la trama de este “libro de Daniel”, de esta primera parte de Herejes, os emplazamos hasta la siguiente entrada del blog, donde continuaremos siguiendo la pista de este retrato de Cristo, en esta ocasión, viajaremos desde La Habana, hasta Amsterdam, desde el siglo XX y el presente, hasta mediados del siglo XVII…. ¿nos acompañas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s