El final…

Va siendo hora, querido lector, de ir despidiéndonos de nuestros personajes. Todos sabíamos que tenía que llegar este momento. Sentir el vacío de llegar a la última página. Cerrar el libro, volver a la portada, leer el título y recordar, con grandes fogonazos, la historia que hemos vivido…

No te apenes, todavía no lector, porque algunos nombres aún seguirán rondando nuestra cabeza, por lo menos, unos cuantos días…

Si cerramos los ojos, ¿Qué vemos?

Nosotros vemmascaraos a Édouard vestido de colonias con sus dos grandes plumas verdes, su cara dibujada en la máscara apunto de echar a volar… Aunque si echamos la vista atrás le hemos visto muy mal. Reconozcamos que nos ha dado pena verle así, tan desamparado, tan indefenso, tan solo. Pero también, le hemos visto volver a la vida, reírse y vengarse, a su modo, de las consecuencias que tan desastrosas que le trajo la guerra. Otra broma más de Édouard. De nuevo el lápiz y el papel le sirven para expresarse…

tripolocilonialñ

Albert, ¡Oh Albert!, que gran personaje. Es todo aquello que es y no es el ser humano. Todos somos personas honradas que, por supuesto, seríamos incapaces de robar o engañar pero si hiciera falta… Sin embargo, lo que asombra de Albert no es que sea capaz de hacer cosas que antes no hubiera imaginado; de ser o cosas una persona lenta como decía su madre, haya hecho cosas increíbles, lo que asombra de Albert es su gran corazón. Y Ahí le vemos en el tren que está a punto de partir y “con el corazón destrozado”. Menos mal que tiene a Pauline… Esperemos, lector que le vaya bien… ¡lo merece!

madelein1

Madeleine, nos gusta esta mujer callada, reflexiva, decidida, que sufre su soledad y lleva el peso de los problemas de los hombres de su familia. Primero tapando las travesuras de Édouard, al que adora y luego viendo cómo su padre se va viniendo abajo, ¿será la edad?, ¿el desmayo del Jockey Club? Quizá su mejor elección no fue Pradelle ¿una equivocación? Quizá si o quizá no. Al final, tuvo un hijo muy guapo y seguramente sabrá educarle y darle mucho amor.

Lousie,luuuse a veces no hace falta que nos cuenten mucho de un personaje para conocerle. Una niña avispada, lista, con una madre eclipsada por las consecuencias de la guerra. Encuentra el afecto en dos jóvenes y nos gusta cómo es capaz de ver en Édouard algo más que un agujero en la mandíbula. Llegará a ser una gran mujer, sin duda.

pe

Marcel Péricorit. Torres más altas han caído. Nunca es tarde para resarcirse, puede que el Sr Péricourt hubiese preferido hacerlo antes, cuando su hijo aún vivía. Una gran pena que no se pueda echar marcha atrás. Así es la vida. Nosotros ya le hemos perdonado; le hemos visto sufrir mucho. Puede que cuando vio la mirada de Édouard en el instante en que el coche lo lanzaba por los aires, su hijo le estuviera diciendo: Nos vemos allá arriba.

Vorbeck

Pradelle, el hombre resuelto, salvaje y primitivo que se mueve en la guerra como pez en el agua. Está convencid    o de que la guerra tiene que brindarle oportunidades y ¡vaya si se las brinda! Negocios, un casamiento por todo lo alto. Ya hemos dicho lector, que es mejor no correr tanto. Mírale ahora, arruinado, con un hijo que le visita una vez al año… ¿Hay algo peor que morir solo?

Ya es el momento de decir adiós y la mejor forma de hacerlo es con una palabra: FIN

Anuncios

4 comentarios en “El final…

  1. Sara Armoa dijo:

    Acabó la historia. Realmente ha sido una gran historia en la que los personajes han logrado meternos en su piel. Hemos odiado profundamente a Henri d’Aulnay-Pradelle; hemos luchado con Albert en sus ataques de pánico y los hemos superado; con Edouard nos hemos elevado desde las más profundas miserias hasta alcanzar las más altas cotas de la ironía; hemos estado con Madeleine cuando, con una suave sonrisa en los labios, dice a su esposo “Claro que sí, amor mío,… Me trae sin cuidado no solo lo que haces, sino también lo que eres”. ¡Ah, qué escena! Me recuerda a Rhett Butler diciendo a Escarlett O´Hara eso de “francamente, querida, me importa un bledo”. ¿Y qué decir de Monsieur Pericourt? La verdad es que no nos da pena. Su hijo ha muerto tres veces, pero él no nos da mucha pena.
    A pesar de ser una a historia densa, con muchas vías entrelazadas y muchos personajes interesantes, y muchas historias imaginadas, Pierre Lemaitre ha conseguido que esta sea una obra entretenida, de fácil lectura. Me llama mucha la atención la utilización de un recurso curioso: dentro de un párrafo narrativo, sin ningún tipo de señalización (entrecomillado, paréntesis) mete pensamientos y frases de los personajes. Esto podría haber dado lugar a problemas de comprensión, pero no; esos pensamientos o frases de los personajes se insertan perfectamente dentro de la línea narrativa del párrafo en cuestión.
    Creo que, si tuviera que puntuar esta obra, yo le daría un 8,99 o un 9,25. No puedo dar un 10 porque eso sólo lo reservo para las grandes obras de la literatura universal como, por ejemplo, “El Ingenioso Hidalgo Quijote de la Mancha”, de Cervantes, “Hamlet” y “Romeo y Julieta”, de Shakespeare, o “La Gran Enciclopedia de la Sabiduría ‘Gran Jefe’”, de Ignatius J Reilly.

    • Gracias Sara por acompañarnos en este camino y por tus enriquecedores comentarios…Acabó la historia, pero esperamos que con este libro no se cumpla una de sus últimas frases…”luego, el asunto pasó de moda y la gente se desinteresó…”

  2. Se acabó el libro, siempre queda ese poso amargo o agrdulce depende de lo que nos haya gustado. En este caso ha sido para mí un libro intenso donde mis sentimientos han estado en ocasiones a flor de piel. Albert he tenido momentos con él que si hubiese podido le habria sacado y le habria zarandeado para que espabilase. Qué personaje es su madre que solo sale para decirle que es lento. Pero claro vaya que lo es .Espero que en su otra fase de la vida y con ayude de Pauline continue espabilando.
    La niña Luisie …esa mano acercandose al rostro horrible y hediondo. Y ese cariño tan profundo que les profesa , me ha sabido a poco.
    Excelente libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s