Un año: Noviembre de 1918-Noviembre 1919

Ha pasado un año. Nuestros personajes, Albert Maillard y Édouard Pericourt después de esa inútil batalla ordenada por el teniente Pradelle, ya no han vuelto a ser los mismos. Trescientos sesenta y cinco días dan para mucho, o no; la vida de estos jóvenes continúa, aunque como hemos leído, no muy bien. Vamos a tener paciencia porque, después de la tempestad viene la calma. Pensemos de lo que les sucede a los dos soldados en este primer año. ¿Reflexionamos?

 

Hablemos de guerra. Es la Gran Guerra, pero podría haber sido otra guerra cualquiera. Empezar una guerra es lo más fácil, lo difícil, querido lector, va a ser pasarla. Esta batalla empieza con un joven y un viejo: chiste-belico

 “Para llevar a cabo la misión de reconocimiento, el teniente Pradelle eligió a Louis Thériex y Gaston Grisonnier, un joven y un viejo, a saber por qué, la combinación de la fuerza y la experiencia, quizá. En todo caso, cualidades que de poco les sirvieron, ya que ninguno de los dos sobrevivió más de media hora al mandato… Se oyeron los disparos, tres, y luego, silencio total… A continuación se oyeron gritos. Cabrones. Los boches siempre igual, ¡qué malas bestias! Menudos salvajes, etceterá. ¡Además, un chico y un viejo!… los alemanes no se habían conformado con matar a dos soldados franceses, sino que habían atentado contra dos símbolos. Un auténtico furor, vaya. El mecanismo se había puesto en marcha”

 

 Sigamos. Hablemos de injusticias…. El mundo está lleno de ellas y en la guerra aún hay más. Si no, lector, cómo explicamos que la metralla se lleve toda la mandíbula     inferiSin títuloor del joven Édouard. Debajo de la nariz no hay más que vacío, se ve la garganta, el paladar y los dientes de arriba, y abajo, una magma de carne escarlata con algo al final, debe de ser la glotis, pero ya no hay lengua, y el esófago es un rojo y húmedo agujero…tiene veintitrés años” Pero, a veces, hay injusticias aún peores. Injusticias que hacen que un soldado que ha combatido en la guerra con una buena hoja de servicios, se orine, de pie en los pantalones, porque un superior le quiere hacer un consejo de guerra. Albert, como ya sabemos, se salva, pero esto no lo deja tranquilo, sueña con ello cada noche. El enemigo está en su propio bando. “Está claro que en la guerra es mejor ser una canalla que un buen soldado”

Sí, es difícil hablar de injusticias, lo sabemos. Pero, y si tuviéramos hablar de ellas, ¿qué contaríamos?

0234-0058_pferdestudien

Y aún más difícil es hablar de un enterramiento, “Estoy bajo tierra, piensa… El asunto toma un cariz terriblemente concreto cuando se dice: estoy enterrado vivo. Y al comprender la magnitud de la catástrofe , la clase de muerte que lo espera, cuando se percata de que morirá ahogado, asfixiado, se vuelve loco, instánea, totalmente loco. en su canbeza todo se confunde, y él aúlla, malgastando en ese inútil grito el poco oxígeno que le quedaba. Estoy enterrado, se repite hasta la extenuación, y su mente se abisma a tal punto en tan aterradora evidencia que ni siquiera se le ocurre volver a abrir los ojos” “No es verdad que el en momento de morir veamos toda nuestra vida en un vertiginoso instante, pero sí vemos imágenes. Algunas, muy antiguas… A Albert le falta el aire. Le duelen los pulmones, tiene espasmos. Trata de pensar. Pero no hay manera, la desesperación puede más que él, el espantoso miedo a la muerte le brota de las entrañas”

Esta parte de la historia comienza con un enterramiento y termina con un desenterramiento… Albert vuelve a la tierra.

Ahora, es el momento de oler. ¿Qué decís? Las primeras páginas huelen a tierra y ¿las otraíndices? “La habitación apestaba a carne podrida… La verdad es que incluso a Albert el olor a putrefacción se le agarraba a la garganta cuando volvía tras haber estado fuera un rato”

Anuncios

6 comentarios en “Un año: Noviembre de 1918-Noviembre 1919

  1. Lalamanoli dijo:

    Ya se ha hablado mucho de esta primera parte,la primera sensacion es buena,me encanta el ritmo y cómo unas situaciones tan desgarradoras se pueden narrar con tanto sentido del humor.

  2. Sara Armoa dijo:

    Hay un párrafo que resume el sinsentido de todas las guerras.: “La cota 113 se había conquistado con bastante facilidad. Tras una resistencia enérgica pero breve, el enemigo se había rendido, y se habían hecho prisioneros. Todo, de principio a fin, había sido puro trámite, con treinta y ocho muertos, veintisiete heridos y dos desparecidos (los boches no contaban); es decir, un balance excelente.”

  3. Sara Armoa dijo:

    Las descripciones son crueles (más bien crudas). ¿Sentido del humor? No lo creo. ¿Ironía? Sí, y mucha. Empezando por el momento elegido para iniciar la obra: el 2 de noviembre de 1918, a 10 días del fin de la contienda. Y respecto a los personajes, muy bien caracterizados, por ahora, aunque debemos señalar algo importante : NO NOS GUSTA EL TENIENTE D’AULNAY-PRADELLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s