Continuamos comentando “El pentateuco de Isaac”

Isaac se ve inmerso en los acontecimientos que han marcado la historia de la primera mitad del siglo XX. Como puede, va sorteando las difíciles situaciones por las que atraviesa su vida. Un ejemplo de supervivencia y adaptación a las circunstancias cambiantes y hostiles de su existencia.

Auschwitz_24-2El destino juega constantemente con el protagonista: “por favor no busques lógica en mi destino, porque no es que yo empujara los acontecimientos , sino que éstos me empujaron a mí. No he sido la piedra del molino, ni el agua que la hace girar, he sido la harina”. Unas veces parece que le persigue la fatalidad. Dos ejemplos, el 1º cuando, por azar, es detenido en Leópolis, junto con otros paseantes y llevado al campo de trabajo alemán A-17; el 2º, una vez que es liberado del campo de concentración de Flossenbürg, sobrevive al tifus, y vuelve a vivir a Viena, es requerido por la autoridades soviéticas y acusado, por error, de firmar la detención y posterior ejecución de tres ciudadanos soviéticos del campo de trabajo A-17 (las iniciales de su nombre, I.J.B., coinciden con las del comandante nazi). Por ello es condenado a diez años de internamiento  en un campo de reeducación soviético en la Siberia más oriental.

En otras ocasiones, la “suerte” parece que se alía con él: cuando con otros 99 polacos es sacado del campo de trabajo alemán y conducido como rehén a una cárcel de Berlín. Al  grito de “judíos fuera”, Issac sale de la celda (ha olvidado que en su documento de identidad  falso figura como polaco) y es llevado al campo de concentración de Flossenbürg. Esa misma noche fueron fusilados los otros 99 polacos. Por su ingenuidad se salva de una muerte segura.

¿Qué otras situaciones por  las que pasa la vida de Isaac te han llamado la atención? ¿Recuerdas alguna cita de los protagonistas  referentes  al destino?¿Veis un paralelismo entre la vida del autor y la de Isaac?

Os recomendamos que leáis esta entrevista a Angel  Wagenstein para conocer  su pensamiento y su vida.

http://www.mediterraneosur.es/prensa/wagenstein_angel.html

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Continuamos comentando “El pentateuco de Isaac”

  1. Maria L. dijo:

    Como comentáis Isaac es un auténtico superviviente. El azar juega un papel importante en su vida. Los acontecimientos lo llevan de un sitio para otro sin poder remediarlo.
    A lo largo de la novela se va deslizando la historia real de la Europa del siglo XX y el autor, a través de los protagonistas, nos deja muchas reflexiones y críticas sobre dichos acontecimientos históricos.
    Cambiando de tema, recuerdo dos momentos en los que Isaac sale favorecido en su vida al demostrar su “saber”. Al llegar al campo de trabajo A-17 el comandante pregunta si alguien habla bien alemán e Isaac se presta voluntario. Le pregunta quién es el autor de Fausto, él contesta correctamente que Goethe indicando las fechas de su nacimiento y muerte. El comandante se quedó asombrado. Gracias a ello en lugar de realizar trabajos duros se quedó en la oficina al mando directo del comandante.
    Posteriormente cuando llega al campo de Siberia es utilizado como intérprete entre los soviéticos y los alemanes, “durante todas las guerras, esclavitudes y revoluciones, los judíos se han mostrado proclives a cambiar el saludable trabajo físico por el de intérpretes y traductores”

  2. Javier H. dijo:

    El momento de “suerte” de Isaac que citáis en el Club me parece interesante; el protagonista hace la siguiente reflexión tras salvarse:
    “… el ser humano no es más que una hormiga insignificante en los juegos omnipotentes e irreversibles del destino”.
    No creo que la novela sea la vida del autor pero el hecho de que Angel Wagenstein sea judío y tuviera que sufrir el nazismo le ha servido para inspirarse en el personaje de Isaac y sus vicisitudes.

  3. Agradecemos vuestros comentarios. Efectivamente Isaac está en manos del destino y lo que en un principio puede parecer fatalidad puede jugar a favor del protagonista. Como resalta Javier H., el ser humano es como una hormiga en los juegos del destino, y esto se ve claramente tanto en el momento en el que se salva de ser ejecutado junto a otros polacos (al ser despertado bruscamente al grito de ¡judíos fuera! olvida que en su documento de identidad consta que es polaco, sale de la celda y es llevado con el resto de judíos a un campo de concentración), como en el caso que señala María L. cuando llega al campo de reeducación de Siberia y es incluido como intérprete tras haber padecido el tifus:
    “Cuando quedó claro que un ex enfermo de tifus no iba a ser útil en las minas, Jehová volvió a extender – ¡una vez más! – su brazo protector sobre mi cabeza, de modo que pido perdón por las amenazas de romperle las ventanas (…)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s