Última semana de “Stoner”

«Desapasionada y objetivamente, examinó el fracaso que, aparentemente, había sido su vida. Había buscado amistad… Había buscado la singularidad y la tranquila pasión conjunta del matrimonio… Había buscado el amor… Y había querido ser profesor, y lo fue, aunque sabía, siempre lo supo, que durante la mayor parte de su vida había sido uno cualquiera.»

¿Ha sido para vosotros Stoner un profesor cualquiera?

¿Os ha gustado el final? ¿Qué habéis sentido?

Más historias de profesores:

El profesor del deseo

Para leer…

El profesor del deseo de Philip Roth

El libro de las ilusiones de Paul Auster

Historia de una maestra de Josefina Aldecoa

La lección del maestro de Henry James

El profesor: una historia de Charlotte Brontë

El club de los poetas muertos

Para ver…

El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989)

La lengua de las mariposas (José Luis Cuerda, 1999)

La sonrisa de Mona Lisa (Mike Newell, 2003)

Los chicos del coro (Christophe Barratier, 2004)

Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba, 2013)

Anuncios

7 comentarios en “Última semana de “Stoner”

  1. Charo dijo:

    1.- Stoner creo que fue un profesor muy entregado a su labor docente y que amaba lo que hacía. Su profesor captó ese don que tenía y lo apoyó, veladamente, para que pudiese seguir su historia personal.

    2.- Muy bonito, muy sereno y muy en consonancia con lo que fue su vida. Se fue en silencio, discretamente y con mucha paz. Su amor a la literatura, representado en su libro, lo acompañó hasta el último momento.
    He sentido paz por él. Descansó por fin. Las estrategias e intríngulis de este mundo tan competitivo e inhumano no eran su medio. Su medio, según mi percepción tras la lectura, era la belleza, la serenidad, el esfuerzo, el conocimiento, el amor, la soledad y la paz.

    Un libro muy recomendable. Gracias. Saludos.

  2. La vida de un hombre más, uno de los muchos que habitamos el mundo, con nuestras miserias, alegrías, emociones y pensamientos. Con nuestras vidas de andar por casa, pero contada con tal maestría por John Williams que la transforma en algo más, en una historia que nos atrapa, de la que posiblemente sabemos el final pero no podemos dejar de leer para buscar un cambio que nunca se produce ¿o acaso sí?. La vida lleva a Stoner por caminos que desea, por veredas que detesta, pero es la vida, sigue caminando “No se trataba de una pasión ni de la mente ni de la carne; era más bien una fuerza que comprendía a ambas, como si fuese, más que un asunto de amor, una sustancia específica. A una mujer o a un poema, simplemente decía: ¡Mira! Estoy vivo”. Esa necesidad que todos tenemos de estar vivos aunque nos conformemos con lo que el camino por el que la vida nos lleva.
    Extraordinario relato de lo cotidiano, de una vida sin más. La simplicidad de lo complejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s